X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Subieron en Bolsa al calor de rumores que no se confirmaron »

Valores opables que se quedaron compuestos y sin novia

Parqué de la Bolsa de Madrid EFE

Las acciones de Avon se dispararon un 20% en la sesión del jueves en cuestión de minutos ante una supuesta opa lanzada por una desconocida firma llamada PTG Capital Partners. La falsedad de esta oferta de compra no tardó en llegar y con ello se frenó la euforia en la cotización de la compañía de cosmética. Sin embargo, las acciones de la compañía se calentaron ante esta supuesta operación y sorprendió a algunos accionistas por medio.

“Entre pillos anda el juego” asegura David Galán, de Bolsa General, que desaconseja a los inversores "invertir anta rumores de opa, hasta que ésta sea confirmada ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y cuando ésta ya está confirmada ya está descontado".

Aunque este tipo de sucesos no son habituales en las Bolsas en los últimos años, ya que el uso de información privilegiada está perseguido, como recuerda Rafael Romero, director de inversiones de Unicorp Patrimonio, el parqué español ha sido testigo de situaciones similares con valores españoles como protagonistas. Aquí van unos cuantos.

Campofrio. La compañía del sector cárnico fue excluida de Bolsa el pasado septiembre después de 25 años cotizando en el parqué madrileño. La razón de esta salida del parqué fue la opa de la mexicana Sigma y Shuanghui que se hicierono con la española. Sin embargo, durante años Campofrio fue objeto de constantes rumores sobre posibles movimientos corporativos.

Años atrás, los rumores de que el presidente de la compañía Pedro Ballvé y el entonces primer accionista de la misma, la estadounidense Smithfield Foods, estaba negociando lanzar una opa conjunta por el 100% Incluso llegó a tener precio fijado, 9,5 euros. Finalmente, esa opa no salió adelante y miles de inversores se quedaron pillados, recuerdan en el mercado.

GAM. En pleno auge del ladrillo y antes de que estallara la burbuja inmobiliaria, el parqué español recibió a General de Alquiler de Maquinaria (GAM), en el año 2006. La compañía que llegó a marcar un máximo histórico en 25,92 euros, hoy cotiza a 0,36 euros.

Dos años después de saltar al parqué, rumores sobre el interés de un fondo de capital riesgo en tomar una participación en la empresa disparó la cotización de esta compañía. De hecho, algunos analistas decían que se hablaba de una posible prima del 20% sobre el precio de entonces de la compañía. Esta opa nunca se llegó a confirmar.

NH Hoteles. La cadena hotelera es una de las habituales de las quinielas de posibles objeto de opa desde hace años. Ya en 2009, la compañía se disparó ante la posibilidad de que la cadena internacional Accor lanzara una oferta de compra sobre la española. Esta oferta nunca tuvo lugar. Y es que tal y como explica David Galán, el perfil de empresas castigadas durante la época de crisis son centro de estos rumores con bastante frecuencia.

Colonial. El grupo inmobiliario protagonizó en 2008 un culebrón en el que tenía como coprotagonista al fondo de inversión del Gobierno de Dubai que tenía la intención de comprar Colonial. De hecho llegó a haber oferta pero semanas después se rompió el acuerdo.

Las causas de esta marcha atrás en la oferta de compra tuvieron que ver con que Colonial no logró recabar el apoyo de los bancos que financian a la inmobiliaria y a sus principales accionistas, dos cuestiones a las que el fondo de Dubai había vinculado la oferta. El fondo Investment Corporation of Dubai (ICD) había puesto tres condiciones para adquirir el 80% de la compañía. Colonial cumplió la primera al dar su visto bueno a la segregación de la inmobiliaria en una división de patrimonio (el alquiler de oficinas y centros comerciales, que es el negocio en el que está interesado ICD), y otra de gestión de suelos y desarrollo de promociones inmobiliarias.

Las otras dos condiciones eran que Colonial llegase antes a un acuerdo de refinanciación del préstamo que tiene con varios bancos; y que las entidades que financiaron a los principales accionistas liberasen los títulos de Colonial que dieron en garantía. Al no conseguir el respaldo de los bancos, el fondo dio por roto el pacto.

Durante todas las semanas de negociación, las acciones de Colonial registraron importantes revalorizaciones. Muchos días cerraron con ganancias superiores al 10%.

 La Seda de Barcelona. La compañía química, actualmente en un proceso de liquidación y suspendida de cotización desde 2013, fue centro de las especulaciones para participar en un movimiento corporativa en 2004, tal y como recuerda Galán: “En aquella época se especuló con la posibilidad de que habría una opa de Iberzuizas y la portuguesa Imattosgil. Después de meses de rumores, finalmente ambos comunicaron que no lanzarían una opa. Cuatro años después y rozando la ilegalidad y el esperpento se anunció otra opa sobre la Seda de Barcelona que después fue desmentida”.

En el momento de su suspensión de cotización, las acciones de La Seda valían menos de medio euro, lejos de los 200 euros por título que tocó la cotización en 2007.

Archivado en:

Y además:

Outbrain