Los 16 gastos que tiene que pagar el autónomo mensualmente

Repasamos 16 gastos que tiene que afrontar periódicamente el autónomo.

Los 16 gastos que tiene que pagar el autónomo mensualmente

La Ley del emprendimiento o la reciente reforma del Estatuto del Trabajo Autónomo han dado luz verde a una serie de reformas para mejorar las condiciones de trabajo de los autónomos. Una batería de ayudas que para algunos analistas son insuficientes, puesto que el perfil actual de trabajador autónomo es muy distinto al de antes de la crisis. Repasamos a continuación 16 gastos que refuerzan esta teoría. 16 inversiones que mensualmente debe realizar un autónomo para sobrevivir y continuar con su actividad. 16 cuestiones que limitan la capacidad de crecimiento y contratación del autónomo y, en algunos casos, incluso la continuidad de su actividad:

 

Cuota de la Seguridad Social. La tarifa plana de 50 euros ha estado limitada en el tiempo, y los autónomos dados de alta con anterioridad no pueden acogerse a ella. Por otro lado, esta medida tiene carácter temporal, y no tiene en cuenta los ingresos. Cada mes, un autónomo debe abonar, en una base mínima de cotización, alrededor de los 270 euros.

Gestoría. Los cambios normativos están siendo constantes. Esto modifica los procedimientos para declarar impuestos y otras cuestiones de vital importancia que el autónomo se ve obligado a realizar, en la mayoría de los casos, con la ayuda de una gestoría. Existen multitud de ofertas y promociones, aunque una inversión mínima mensual de 30 o 40 euros al mes sí se deberá realizar.

Trimestral, o mensualmente, el autónomo debe abonar el IVA de las facturas emitidas.

Trimestralmente se debe abonar el IRPF, en el caso de que tu actividad no requiera de retenciones de IRPF en tus facturas.

Si cuentas con empleados para poder realizar tu actividad estarás pagando la Seguridad Social de estos trabajadores, además de su salario. Este es un gasto que varía notablemente, en función del salario que hayas decidido poner a tu empleado y la función o cargo que este cumpla dentro de tu organización.

Dominio y alojamiento en Internet. Prácticamente cualquier autónomo necesita de página web para conseguir clientes, realizar gestiones y generar negocio. Cuestiones que también tiene un coste que debe enfrentar.

Si tu negocio es físico, deberás afrontar el alquiler de local.

Tanto si tienes local como oficinas deberás pagar:

- Agua

- Luz

- Gas

- Telefono

- Internet

Pago de comisiones por transacciones y/o pagos por tarjeta. Aunque es un gasto que inicialmente sólo afectaría a comercios físicos, lo cierto es que se vendes productos o servicios por Internet también tendrás que pagar estas cuestiones, ya que los sistemas de gestión de cobro o pasarelas de pago son gestionados por TPV virtuales, que también tienen comisión por transacción.

Comisión y mantenimiento de cuentas, en función del banco. El autónomo necesita una cuenta bancaria para llevar a cabo sus pagos, ingresos y gastos empresariales. Aunque, poco a poco, los bancos han ido eliminando este tipo de gastos, todavía existen comisiones en algunos de ellos por el mantenimiento de las cuentas, así como comisiones frente a ciertas gestiones.

Material de oficina, en el caso de prestar un servicio (ordenadores, papelería, etc.) o material para la práctica de tu actividad (por ejemplo, vasos en un bar, o perchas en una tienda de ropa).

Compra de género. Si tienes un local o un negocio en Internet, en el que vendes productos y servicios, deberás gastar periódicamente una cantidad de tu presupuesto en reponer el producto.

IBI, según marca la Ley, desde 1994 corre a cargo del arrendador, pero en algunos contratos se especifica que es el alquilado del local el que debe pagarlo, con lo que debes vigilarlo porque podría ser un coste al que también tengas que hacer frente.

Seguro. En función del tipo de actividad que estés llevando a cabo necesitarás un seguro con mayores o menores coberturas y, en consecuencia, un seguro con mayor o menor coste.

Si tu negocio es online, necesitarás alquilar además un almacén para tus productos. En realidad, si tienes un negocio físico problabemente también lo necesites, para almacenar y reponer de forma rápida ciertas cuestiones relacionadas con tu actividad.

Normas