Avisa por carta a los partícipes de eventuales pérdidas

Santander ‘rescata’ a 150.000 clientes de fondos monetarios

Sucursal de Santander en el centro de Madrid.
Sucursal de Santander en el centro de Madrid.

Santander advierte por carta a unos 150.000 inversores de fondos de renta fija a corto plazo que pueden perder dinero. Les informa de que limita las nuevas suscripciones y les conmina a cambiar de producto.

El riesgo de perder dinero con los fondos de inversión que invierten en renta fija a corto plazo existe desde hace meses. Más de 80 carteras de este tipo están en negativo en lo que va de 2015, según Morningstar.

Las pérdidas comienzan en el 0,01%, pero en los peores casos rozan el 0,4%. Y nada hace pensar que la situación vaya a mejorar en los próximos meses; todo lo contrario.

Santander ha decidido tomar cartas en el asunto y ha enviado una carta a los inversores de cuatro fondos monetarios y de renta fija a corto plazo de su gestora. Son Santander Tesorero, Santander Rendimiento, Santander Fondepósitos y Santander Inversión Corto Plazo, que contaban en total con unos 150.000 partícipes y un patrimonio de más de 6.300 millones de euros a cierre de 2014.

Novedades

Los dos productos lanzados por Santander AM enfocados a los antiguos partícipes de los cuatro fondos ‘jubilados’ tienen, además de la comisión de gestión, más novedades. l Si los monetarios de corto plazo tienen una cartera de duración media inferior a seis meses, las del Santander Renta Fija Corto Plazo y del SPB serán inferiores a un año.

Los nuevos fondos pueden invertir un 5% en activos ‘high yield’; los anteriores, en ningún caso.

Luis Colorado Ruiz, director de Banca Minorista de Santander, explica en la carta remitida a los clientes los bajos tipos de interés de las letras del Tesoro –la última subasta a seis meses se saldó con rentabilidad negativa– y que el euríbor a 12 meses está por los suelos. Ayer marcó un mínimo histórico en 0,178%.

“En este escenario, las oportunidades de obtener rentabilidades positivas en los fondos de inversión de renta fija a corto plazo y monetarios son reducidas, pudiendo, incluso, llegar a tener rentabilidades negativas”, explica la entidad financiera. Santander va un paso más allá y directamente limita a la mínima expresión las nuevas suscripciones en esos cuatro productos. Cada inversor solo podrá comprar una participación. En otras palabras, cierra las carteras para los nuevos clientes. Los que ya sean inversores pueden quedarse si así lo desean, aunque Santander Tesorero y Santander Fondepósitos están en números rojos, con pérdidas en ambos casos del 0,1% en lo que va de año. Santander Rendimiento y Santander Inversión Corto Plazo ganan alrededor de un 0,2%.

Las comisiones máximas de gestión de las mencionadas carteras, todas gestionadas por Santander AM, se sitúan entre el 0,9% y el 0,95%, si bien son más bajas en función de la clase. Las que exigen una inversión mínima más elevada son más baratas.

Santander, en todo caso, defiende la bondad de los fondos de inversión: “Siguen siendo un excelente vehículo de inversión [...] por su transparencia, liquidez, gestión profesional y optimización fiscal”. Así, pone a disposición de los clientes “alternativas de valor con distintos niveles de riesgo y horizonte temporal”. “Le invitamos a que se dirija a su oficina donde podrán darle más información”, sentencia la carta. En este punto entran en juego dos nuevos productos lanzados el pasado 18 de marzo y que están orientados a exactamente el mismo perfil de cliente. Son el Santander Renta Fija Corto Plazo y, destinado a clientes de alto segmento, el SPB RF Corto Plazo. La buena noticia para los partícipes está en las comisiones.

Nueva estructura

Santander AM ha reformulado la estructura de los costes para adaptarlo a la coyuntura. Primero, establece una comisión fija del 0,25%. Una vez aplicada esta comisión, si el fondo no tiene rentabilidad no habrá ninguna comisión más. En caso de que sí gane dinero, Santander AM cobrará una segunda comisión, variable en función de la rentabilidad del fondo: del 0,2% o del 0,45%. El porcentaje es el más bajo en el SPB y en la clase que exige una inversión elevada en el otro producto.

Santander AM, además, pone un techo a la comisión de gestión: en ningún caso podrá superar el 0,45% o el 0,65%, según el caso.

Oleada de bajadas de comisiones en el sector

La nueva era de tipos bajo cero ha revolucionado el mercado de fondos monetarios. Esta gama de instituciones de inversión colectiva se caracteriza por tomar posiciones en activos ultralíquidos: emisiones a muy corto plazo de Gobiernos y empresas con una alta calidad crediticia. Durante años, las posiciones en letras a tres meses, depósitos o pagarés generaban pequeños rendimientos, pero la decidida actuación del Banco Central Europeo (BCE) para bajar los tipos de interés hasta mínimos históricos ha hecho que muchos de estos activos hayan reducido sus rentabilidades hasta caer por debajo del 0%.

La traducción de esta política sobre los fondos monetarios ha sido directa: en 2014 el rendimiento medio de esta categoría de fondos fue del 0%, y en los últimos meses muchos productos han entrado en pérdidas, como publicó CincoDías el pasado 10 de marzo. Ante esta situación, las gestoras han optado por reducir e incluso suprimir las comisiones de gestión. El miércoles, Fonditel Dinero anunció que durante el próximo semestre reduciría su comisión de gestión del 0,1% al 0%. Abanca Garantía hizo lo propio el martes. Unas semanas antes era Fondtesoro Corto Plazo, de Caja de Ingenieros, quien comunicaba a la CNMV que reducía la comisión de gestión del 0,9% al 0,6%. Desde que comenzó 2015, varias decenas de fondos han comunicado al regulador de los mercados su decisión de rebajar los cargos que realizan a los partícipes. Aun así, la comisión de gestión media en fondos monetarios aún está por encima del 0,4%.

La principal utilidad de esta gama de inversión es la de convertirse en el monedero que se mantiene cuando se deshace una posición, hasta que se encuentra otro destino donde invertir.

Normas