Seis gastos tan comunes como prescindibles al crear una empresa

¿Qué se necesita para emprender un negocio? Un buen contable y una enorme aspiración. No es momento de desembolsos innecesarios, sino de ser cuidadoso y moderado en cada gasto.

Cinco gastos a evitar al emprender un negocio

La etapa inicial de un negocio podría decribirse como “gastar dinero para ganar dinero”, y este concepto puede llevar a cierta confusión, especialmente en el caso de emprendedores principiantes. Es una fase empresarial en la que no resulta difícil caer atrapado en la emoción, y si además tienes la suerte de contar con un importante capital inicial o incluso un Business Angel, la tendencia a gastar de forma desmesurada podría hacer que te quedaras sin fondos más rápido de lo que imaginas.

Drew Hendricks describe en la revista Inc. seis deseos que suelen compartir la mayoría de emprendedores al lanzar sus empresas, y que, sin embargo, sería más sensato posponer por el momento:

  1. Un local comercial. Obviamente, si estás poniendo en marcha un establecimiento minorista como una panadería o una librería, necesitas un lugar físico. Sin embargo, es muy probable que se trate de una startup que pueda prescindir del, posiblemente, mayor gasto de todos. Afortunadamente, la popularidad del trabajo a distancia, las oficinas virtuales y demás, están dejando claro a los inversores y a los clientes potenciales que no es imprescindible contar con un espacio físico para montar un "negocio real".
  2. Empleados permanentes. Deberás realizar las contrataciones muy cuidadosamente y, si es posible, lo mejor es acudir a una empresa de recursos humanos. En las primeras etapas, sin duda vas a necesitar de profesionales con ciertas habilidades, desde un desarrollador de sitios web hasta un administrador contable. Sin embargo, especialmente en esta primera etapa, la contratación de un empleado permanente puede ocasionarte un considerable gasto. Es preferible ir recurriendo a empresas de contratación y a trabajadores independientes en función de las necesidades.
  3. Materiales de marketing. ¿De verdad te resulta tan emocionante ver tu logo en tazas de café y camisetas?, seguro que sí. ¿Es necesario en esta etapa?, probablemente no. El objeto de invertir en publicidad es obtener un rendimiento, y esa inversión puede ser costosa. En lugar de eso, dirige tus esfuerzos al marketing digital, que requiere un menor compromiso financiero.
  4. Una fiesta de lanzamiento. Si decides celebrar el lanzamiento de tu negocio, trata de hacerlo dentro de un presupuesto reducido. Lo más sensato es sopesar si un evento de ese tipo te compensará en términos de reputación, atraer clientes…., lo cual justificaría la inversión. Si no es así, desecha la idea ya que es muy fácil caer en un gasto excesivo nada conveniente.
  5. Una estructura empresarial que no te beneficie. Debes evaluar cuidadosamente las "modalidades" disponibles de formar una empresa, y consultar para ello a un asesor contable y a un abogado empresarial. Te puede sonar más oficial una Sociedad Anónima que una empresa de un único propietario, pero hay que elegir el modelo de negocio basándose en tus propias necesidades e intereses, no en lo que resulte mejor sobre el papel.
  6. Equipamiento de primeras marcas. Por supuesto, hay una serie de elementos que vas a necesitar forzosamente, como por ejemplo, un cierto tipo de ordenador portátil en caso de ser un diseñador gráfico. De lo contrario, no caigas en el error de pensar que el gasto no es algo preocupante puesto que podrás desgravarlo. Eso no significa que vayas a recuperar el dinero, y grandes sumas de dinero desgravado podrían atraer a Hacienda a investigar tu negocio.
Normas