Un andaluz ingresa de media 8.408 euros netos al año, el 20,1% menos que la media

Alarma por la elevada tasa de riesgo de pobreza andaluza

Andalucía: Las condiciones de vida en las comunidades autónomas Ampliar foto

Contar con la tasa de paro más elevada de todo el país, además de lastrar el nivel de ingresos medios de los hogares en Andalucía, provoca que la calidad de vida de los andaluces sea notablemente inferior a la de otros residentes del resto de comunidades autónomas, desde el punto de vista económico. Y todo, teniendo en cuenta que no es fácil medir lo que el Instituto Nacional de Estadística (INE) denomina condiciones de vida de la población.

Siguiendo los criterios establecidos por Eurostat, el umbral de riesgo de pobreza se fija en el 60% de la mediana de los ingresos por unidad de consumo de las personas. Y la mediana es el valor que, ordenando a todos los individuos de menor a mayor ingreso, deja una mitad de los mismos por debajo de dicho valor y a la otra mitad por encima. Por eso, al tratarse de una medida relativa, su valor depende del nivel de renta y de cómo se distribuya ésta entre la población. Es un indicador que no mide la pobreza absoluta, sino que hace un cálculo de cuántas personas cuentan con unos ingresos bajos en relación al conjunto de la población.

Así, en 2013 (último dato definitivo disponible), el umbral de riesgo de pobreza para los hogares de una persona se situó en los 8.114 euros, un 2,5% menos del estimado un año antes. Para los hogares compuestos por dos adultos y dos menores de 14 años, dicho nivel se fijó en los 17.040 euros.

En la encuesta de condiciones de vida de 2013, la tasa de riesgo de pobreza se estableció en el 20,4% de la población residente en España, frente a un 20,8% estimado un año antes. Si se estima para los hogares el valor que tiene el uso que hacen de la vivienda cuando ésta es de su propiedad, ese porcentaje disminuye hasta el el 18,7% de la población.

En esta clasificación, Andalucía, con un 29,1% de su población en riesgo de pobreza, es la tercera región con la tasa más elevada, solo superada por Extremadura, con un 30,9% y Castilla-La Mancha, con el 31,3%. Además, se encuentra muy lejos de las tres comunidades con menor porcentaje de residentes en peligro de exclusión, como son Navarra, con apenas el 9,9%, País Vasco, con un 10,5%, y Madrid, con el 13,4%. Uno de los factores capitales que explica esta realidad es comprobar como de nuevo Andalucía se sitúa entre los territorios con un nivel de ingreso medio anual neto por persona más bajo, con 8.408 euros, un significativo 20,15% menos que la media nacional, establecida en 10.531 euros.

Pero además, hay otras formas de medir cómo vive la población. Uno de los baremos que se utiliza en toda Europa es el grado de facilidad con el que los hogares manifiestan llegar a fin de mes. En 2013, un 16,9% de los encuestados en España manifestó tener “mucha dificultad” para lograr llegar a fin de mes. Ese porcentaje entre los andaluces se elevó al 23,4%. Por su parte, el 41,0% de los hogares admitió no tener capacidad para afrontar gastos imprevistos, en Andalucía esa proporción alcanzó a más de la mitad, en concreto al 55%.

Asimismo, el 45,8% de las familias dijo no poder salir de vacaciones fuera de su casa una semana al año, una tasa que se dispara al 57,4% entre los andaluces y, por último, mientras que a nivel nacional el 9,3% de los hogares reconoció haber tenido retrasos al abonar los gastos relacionados con su casa, en Andalucía se vieron en esta situación el 11,7% de los hogares. Mucho trabajo, por lo tanto, por hacer para quienes ganen el domingo con el fin de meiorar esta realidad.

Normas