Elecciones andaluzas

La recurrente promesa de reindustrializar Andalucía

Estructura de la economía en andalucía y en España Ampliar foto

Es necesaria una apuesta decidida por la reindustrialización (Susana Díaz, PSOE). “Tenemos que apostar por la reindustrialización de Andalucía” (Juanma Moreno, PP). “La recuperación debería estar vinculada a la industrialización” (Antonio Maíllo, IU). “Nuestra gran prioridad es relanzar el sector industrial” (Juan Marín, Ciudadanos). “Hay que avanzar hacia un nuevo modelo productivo con especialización en sectores industriales” (Teresa Rodríguez, Podemos). Todos los partidos que aspiran a presidir la Junta de Andalucía coinciden en que la comunidad precisa de la industria para ganar competitividad, crear empleo de calidad y alcanzar un desarrollo que le acerque a los niveles de PIB per cápita de la media española.

Durante la anterior etapa expansiva, dominada por la construcción y los servicios, la pérdida de peso del sector industrial no resultaba alarmante para la clase política. La irrupción de la crisis económica a partir de 2007 evidenció que el proceso de terciarización de la economía española debilitó uno de los diques para afrontar la recesión e impulsar la recuperación tras la tormenta.

PIB per cápita de Andalucía ampliar foto

La idea de fondo, aunque algunos analistas la matizan, es que las sociedades industriales tienen mayor capacidad para enfrentarse a una crisis, mantener un empleo estable y de mayor calidad, ganar productividad por hora trabajada, generar más valor añadido e impulsar la investigación y el desarrollo. En este punto, Andalucía parte con desventaja. En 1980, la industria suponía el 19,5% del valor añadido bruto total de la economía andaluza, los servicios sumaban un 61,7%, la construcción, un 7,1% y la agricultura el restante 11,8% (ver gráfico). Hoy, la industria representa el 12,9% del valor añadido bruto, que es el PIBtras descontar los impuestos sobre la producción. Los servicios ya suman el 75,1%, la construcción mantiene un 5,7% –llegó al 14% en 2006– y la agricultura suma el 5,7%. En la media española, el conjunto de la industria pesa un 17,6%, una cifra alejada de los países de la UEy cinco puntos por encima de Andalucía.

Los partidos políticos entienden que el mayor paro en Andalucía se explica por su bajo nivel industrial. En el año 2000, el PIBper cápita andaluz equivalía al 73,7% de la media española. Desde ese nivel fue convergiendo hasta acercarse al 80% durante el boom inmobiliario. Con la crisis, la comunidad se ha vuelto a alejar del promedio. La recesión ha golpeado a toda España, pero en Andalucía por encima de la media.

En este contexto se plantean nuevos procesos de reindustrialización, sin embargo, algunos analistas señalan que la elevada tasa de paro o la baja productividad no pueden explicarse únicamente por el poco desarrollo de las compañías manufactureras. Por ejemplo, José Manuel González Páramo, consejero ejecutivo de BBVA, defendió en un acto de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) celebrado en octubre, que el pequeño tamaño de las empresas españolas y la excesiva regulación influyen más que el escaso peso del sector industrial en la baja productividad.

Los partidos también hacen hincapié en mejorar la financiación de las empresas para impulsar su crecimiento. Ello debe converger con un ineludible proceso de desendeudamiento del sector privado. El reto no es fácil.

Normas