Elevará su ratio de solvencia 100 puntos básicos tras canjear bonos convertibles lanzados en 2009 y 2010

Sabadell se reforzará este año con una ampliación de capital por 770 millones

Se situará como uno de los bancos españoles con mejor ratio, en torno al 12,7%

El presidente de Banco Sabadell, José Oliu (derecha), y su consejero delegado, Jaime Guardiola (izquierda). Reuters
El presidente de Banco Sabadell, José Oliu (derecha), y su consejero delegado, Jaime Guardiola (izquierda). Reuters

Banco Sabadell tiene un arma secreta que utilizará en los próximos meses: la conversión en acciones de los bonos que lanzó en 2009 y 2010. Así ampliará capital en cerca de 770 millones de euros y reforzará su ratio de capital principal (CET 1) en unos 100 puntos básicos. La entidad cerró 2014 con un 11,7%.

La entidad que preside José Oliu se colocará en los próximos meses como una de las mejores en España en cuanto a ratio de capital Common Equity Tier 1 (CET), el termómetro utilizado por el BCE en las pruebas de resistencia del pasado octubre.

Banco Sabadell situará este indicador en el entorno del 12,7%, una vez haya ejecutado las dos ampliaciones de capital que tiene previstas a partir del próximo mes de julio. Respecto a los datos de cierre del año pasado, solo sería superado, entre las entidades que cotizan en Bolsa, por CaixaBank, que comunicó una ratio del 13,1%. Santander, que amplió capital por 7.500 millones de euros en enero, ha informado de una ratio del 12,2%.

El propio Sabadell explica en su informe de los resultados del pasado ejercicio que su ratio en el escenario adverso de los test de estrés efectuados por el BCE fue del 8,3%. Pero en caso de haber computado los bonos convertibles este indicador hubiera quedado en el 9,4%.

La entidad ahorrará 55 millones en intereses al año

Los cerca de 770 millones de euros en convertibles que tiene actualmente en circulación Sabadell le suponen un gasto en intereses de cerca de 55 millones anuales. Por los 460,2 millones que vencen en julio abona unos 23,4 millones de euros cada ejercicio (abona el 5,08%), y por los 307,1 millones que expiran en noviembre tiene que desembolsar más de 31,3 millones. Por estos paga una rentabilidad anual del 10,2%.

Las ampliaciones de capital supondrán el desembarco de más de 220 millones de acciones, equivalentes al 5,5% del capital actual. El dinero irá directamente a computarse como fondos propios del banco de máxima calidad, una vez se haya producido la metamorfosis en acciones de dos emisiones de bonos obligatoriamente convertibles.

Estos bonos de Sabadell se remontan a colocaciones realizadas en julio de 2009 y a octubre de 2010, si bien después fueron sustituidos por nuevas emisiones en 2013. Fueron bonos que se vendieron en su mayoría en sucursales a pequeños inversores. Hace dos años, la entidad decidió ampliar el vencimiento para evitar que los dueños se vieran obligados a materializar las pérdidas latentes que registraban. Los precios de canje se situaban muy por encima de la cotización de Sabadell, que en marzo de 2013 se situaba en torno a 1,5 euros la acción.

Metamorfosis

El precio de conversión de los 460,2 millones de euros en convertibles que quedan en circulación y que expiran el próximo julio asciende a 3,86 euros por título. Es decir, la referencia de conversión respecto al precio de cotización implicaría unas pérdidas del 37,6%. Pese a estas minusvalías teóricas, hay que tener en cuenta que en el cálculo deben incorporarse los intereses cobrados por los bonistas.

Estos se han embolsado desde el lanzamiento, hace ahora seis años, una rentabilidad cercana al 34%, gracias a los intereses que han recibido –actualmente el rendimiento se sitúa en el 5,08% anual– y a los que recibirán el próximo 21 de abril y en el momento de su amortización, el 21 de julio. Así, el precio de cotización de Sabadell para que los tenedores de estos convertibles recuperen el 100% de la inversión inicial se coloca en unos 2,5 euros por acción. Esta cota se sitúa a un 3,7% de los 2,41 euros por acción a los que finalizó ayer en Bolsa la entidad financiera.

Los 307,1 millones de euros en bonos que se vendieron en octubre de 2010 gozan de unas condiciones más favorables. De entrada, su precio de conversión es de 3,03 euros por acción y además sus dueños habrán recibido unos intereses en el entorno del 40% cuando llegue su vencimiento, el próximo mes de noviembre. Por lo tanto, incluyendo lo que han ido embolsándose en intereses, los inversores ganarían dinero respecto a su apuesta inicial, pese a la eventual minusvalía por su venta en el mercado.

El interés de estos bonos se fijó de entrada en el 7,75% anual, pero al ser sustituidos por la emisión de 2013 el rendimiento se elevó hasta el 10,2%. Pagarán en mayo, agosto y a vencimiento.

Normas
Entra en El País para participar