Cerró 2014 en 1,03 billones de euros
La deuda pública subió en 186 millones al día en 2014 pulsa en la foto

La deuda pública subió en 186 millones al día en 2014

La deuda pública española, que marca lo que adeudan la Administración Central, la Seguridad Social, las comunidades autónomas y los ayuntamientos, mantuvo en el cuarto trimestre del pasado año el rally alcista de la legislatura hasta alcanzar un nuevo récord en términos absolutos: 1,033 billones de euros, el equivalente al 97% del producto interior bruto (PIB), según los datos hechos públicos por el Banco de España. Desde noviembre de 2011, el pasivo ha subido del 63% al 97% del PIB.

El organismo supervisor no ofrece datos sobre la ratio que compara la deuda con respecto al PIB. Para la obtención de esta cifra se ha utilizado el dato del PIB nominal que el Ejecutivo remitió a Eurostat el pasado mes de septiembre y que fijaba una cifra de 1,064 billones para el cierre del pasado ejercicio. Tal y como recordaron fuentes del Ministerio de Economía, habrá que esperar hasta el próximo 26 de febrero, cuando el INE tiene previsto publicar el dato definitivo de PIB nominal de 2014, para dar el porcentaje cerrado.

Este nivel de endeudamiento supone que el pasivo de las administraciones públicas creció en 67.777 millones en el último año, lo que representa un ritmo de crecimiento diario de 186 millones. Este fuerte incremento, sin embargo, es el más reducido de los últimos cinco años. Así, el pasivo de las administraciones públicas creció en 220 millones diarios en 2010, 258 en 2011, 404 en 2012 y 205 en 2013. El hecho de que se lograra el máximo en 2012 y el mínimo en 2014 es un claro reflejo de la evolución de la prima de riesgo y del peso que los intereses de la deuda tienen sobre el conjunto del pasivo. En 2012, cuando la amenaza de rescate sobre España parecía inminente, el diferencial de la rentabilidad del bono español con la del alemán se elevó a 638 puntos, el máximo histórico; dos años después se desplomó, gracias en gran medida al cortafuegos impuesto por el Banco Central Europeo y al cumplimiento de la senda de consolidación fiscal, y cerró en 110 puntos, 112 menos en tan solo doce meses.

Otro dato que avala el menor peso de la deuda pública es la rebaja que va a sufrir el servicio de la deuda pública para pagar los intereses. En 2014, su importe se elevó a 36.590 millones, el 22,2% del total del gasto público. La previsión para este año, tal y como figura en los Presupuestos Generales del Estado, es de 35.490 millones, 1.100 millones menos.

En el hecho de que no se hayan producido desviaciones en el objetivo de déficit marcado por el Ejecutivo ha jugado un papel decisivo un cambio metodológico introducido en el PIB a mediados del pasado ejercicio, tras la imposición realizada por la Comisión Europea. A partir de esa fecha, la I+D+i se empezó a computar como inversión y actividades ilegales como drogas y prostitución, que hasta ese momento no aparecían en la riqueza nacional, se empezaron a contabilizar. Todo ello, llevó a revisar al alza toda la serie histórica del PIB y a la baja la de deuda y déficit. En concreto, el límite de deuda previsto para el cierre de 2014 descendió desde el 99,5% hasta el 97,6%.

De este modo, la previsión del Ejecutivo se ha cumplido y supone un espaldarazo para la política de consolidación fiscal del Gobierno, pese a que las últimas estadísticas de Eurostat lo sitúan como una de las economías más endeudadas de la zona euro y una en las que el pasivo ha crecido con más fuerza durante la etapa de la crisis. España aparecía como la séptima con más deuda, tan solo superada por Grecia, Italia, Portugal, Irlanda, Bélgica y Chipre.

La previsión del Ejecutivo es que la deuda llegue al 100,3% del PIB y ascienda al 101,5% en 2016. En distintas comparecencias ante los medios de comunicación, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha remarcado que el pasivo de las administraciones públicas empezará a reducirse a partir de 2016, fecha en la que está previsto que los ingresos del Estado sean ya superiores a los gastos, descontando la carga financiera.

Hacienda tiende la red de auxilio a las autonomías

En 2007, la deuda de las comunidades autónomas fue de 61.096 millones de euros y representanba el 5,7% del total de la deuda pública. Siete años después, y a la espera de conocerse el dato de diciembre (el último conocido es el de noviembre), el pasivo ha escalado hasta los 232.009 millones, lo que supone el 22,7% del PIB.

A la abultada deuda regional habría que sumar el importe del endeudamiento de la Administración Central que, entre otros objetivos, han servido para pagar los sucesivos planes de pago a proveedores y los Fondos de Liquidez Autonómica. En concreto, ha pasado de 17.169 millones en 2011 a 112.757 en el tercer trimestre de 2014.

Las regiones más endeudadas son la Comunidad Valenciana y Castilla La Mancha, con un 36,5% y un 32,6% del PIB, respectivamente. En términos absolutos, la que más pasivo acumula es Cataluña, con 63.075 millones, con un 27,1% del total, seguida por la Comunidad Valenciana, con 35.892 millones, un 15,4% del total.

Todo ello ha llevado a Hacienda a proponer un nuevo plan para mejorar la liquidez regional en 40.000 millones en los próximos tres años. El más importante es el FLA para 2015, que ofrecerá préstamos del Estado por un importe de 28.100 millones a un interés del 0% para las administraciones que incumplieron el objetivo de déficit.

Normas
Entra en EL PAÍS