Alemania rompe previsiones con un crecimiento trimestral del 0,7%

¿Quién tira del carro en Europa? La zona euro crece un 0,9% en 2014

El PIB en la zona euro en 2014 Ampliar foto

La economía europea ha terminado 2014 con la crónica falta de dinamismo, cerrando el ejercicio con un crecimiento del 0,9% en la zona euro, un 0,3% en términos trimestrales (cuarto trimestre frente a tercero). En términos trimestrales, el PIB de la zona del euro aumentó un 0,3% en el cuarto trimestre de 2014, según Eurostat. El dato final ha resultado superior en una décima a las previsiones de los expertos, tanto en términos interanuales como trimestrales.

No obstante, la cifra presenta notables diferencias entre los distintos Estados miembros, y destacan tanto Alemania, que acelera su pulso en el último trimestre, y España, que excluyendo a las repúblicas bálticas es el país que más crece dentro de la zona euro, con un 2%. Francia o Italia, estancadas o en contracción, son la otra cara de la moneda. La peor nota, en todo caso, queda para Chipre (-0,7% trimestral) y Grecia, que pese a crecer un 1,7% anual ha quedado muy por detrás de las previsiones.

La locomotora alemana, después de dos trimestres flojos (-0,1% el segundo y +0,1% el tercero), ha aclerado hasta crecer un 0,7% en el cuarto trimestre, cifra que deja el balance de 2014 en un 1,6% y que supera ampliamente las previsiones de los expertos. Se barajaba un 0,3% para este cuarto trimestre.

Según la oficina estadística germana, Destatis, la principal contribución positiva al crecimiento ha venido del lado de la demanda, especialmente por el mayor gasto de los hogares. "Un desarrollo positivo se ha apreciado también en la formación de capital fijo, maquinaria y equipamiento y, especialmente, construcción", explica en su comunicado. El sector exterior ha tenido un efecto neutro, pues las exportaciones han crecido a similar ritmo que las importaciones.

El hecho de que el crecimiento venga del consumo abre la puerta al optimismo, tanto para Alemania como para el resto de la zona euro, que necesita más demanda en Alemania para compensar la debilidad en otros países del área.

Desaceleración en Francia
El Producto Interior Bruto (PIB) de Francia ha registrado en el cuarto trimestre de 2014 una expansión del 0,1% respecto a los tres meses anteriores, cuando había experimentado un incremento de tres décimas, según ha informado el Instituto Nacional de Estadística francés (Insee).

En consecuencia, la segunda mayor economía de la zona euro ha cerrado el conjunto de 2014 con un crecimiento del 0,4%, el mismo que registró el año anterior.

La oficina estadística francesa indicó que en el cuarto trimestre del año volvió a crecer el consumo de los hogares, aunque a menor ritmo que en el tercero, puesto que el incremento fue del 0,2%, frente al 0,3% del trimestre anterior.

Por su parte, la formación bruta de capital fijo volvió a descender en el último trimestre del año (-0,5%), aunque en menor medida que el anterior (-0,6%). De esta manera, la demanda doméstica aportó una décima en el cuatro trimestre al dato general del PIB, frente a las dos del mes anterior.

Por otro lado, las exportaciones experimentaron un “marcado” crecimiento del 2,3%, frente al 0,7% del tercer trimestre, mientras que las importaciones aceleraron su subida desde el 1,3% al 1,7%. De este modo, la balanza comercial registró una contribución positiva de una décima, después de restar dos puntos en el periodo comprendido entre julio y septiembre.

Italia, estancada, Portugal mejora

En Italia, el PIB se redujo un 0,4% en 2014, según las primeras estimaciones publicadas hoy por el Instituto Nacional de Estadísticas italiano (Istat). Es el tercer año consecutivo con caída de la economía. El PIB permaneció sin variaciones (0%) en los últimos tres meses del año en comparación con los tres meses anteriores, según los datos premilinares del Istat. En comparación con el mismo periodo del año anterior, el PIB italiano descendió un 0,3%, agregó el instituto.

La economía portuguesa, por su parte, terminó en 2014 con un aumento del PIB del 0,9%, algo debajo de las previsiones del Gobierno pero que confirma el regreso al país al crecimiento después de tres años consecutivos en recesión. La economía portuguesa se contrajo un 1,4% en 2013, un 3,3% en 2012 -la mayor caída registrada en democracia- y un 1,8% en 2011, coincidiendo con el período en el que vivió bajo el programa de asistencia financiera de la UE y el Fondo Monetario Internacional.

Normas
Entra en El País para participar