Pide continuar con la agenda de reformas

Alemania no está dispuesta a hacer concesiones a Grecia

Ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble.
Ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble. REUTERS

El Gobierno alemán no está dispuesto a ceder a las reclamaciones del Ejecutivo heleno y quiere que Grecia vuelve a retomar las medidas acordadas con sus prestamistas. Alamania subraya que Atenas no puede poner fin a las reformas realizadas hasta el momento. Esta información aparece recogida en un documento, al que ha tenido acceso Reuters, preparado por Berlín de cara a la reunión de ministros de finanzas de la eurozona, el próximo jueves. En esta cita los países de la moneda única darán una respuesta a las demandas griegas sobre la reestructración de la deuda, el fin de los recortes presupuestarios y la revisión de las medidas impopulares. 

A pesar de las propuestas anunciadas por Syriza entre las que se incluye una subida del salario mínimo o la paralización de las privatizaciones, el documento elaborado por Berlín señala que "El Eurogrupo necesita un compromiso claro por parte de Grecia para garantizar la plena aplicación de las medidas necesarias para seguir manteniendo las ayudas". "El objetivo es continuar con la agenda de reformas acordada que abarcan áreas de la administración como los ingresos, los impuestos, la privatización de la administración pública, la sanidad, las pensiones, el Estado de bienestar, educación y la lucha contra la corrupción", señala.

El Gobierno de Syriza está tratando de renegociar las condiciones de la ayuda financiera de la zona euro y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para recuperar la autonomía en la política económica y un mayor margen para impulsar el crecimiento. También quiere acabar con el seguimiento de las reformas por la troika –los inspectores de la Comisión Europea, el FMI y el Banco Central Europeo– cuyas visitas trimestrales se han convertido para muchos griegos en sinónimo de pérdida de la soberanía.

En el documento alemán Berlín afirma querer que la troika permanezca en su lugar. También insta a Grecia a declarar que se compromete a pagar su deuda hacia el BCE, el FMI y el fondo de rescate europeo (FEEF), así como los préstamos bilaterales que los países de la zona euro extendieron a Grecia en el marco del primer programa de rescate.

Berlín quiere que Grecia alcance un superávit presupuestario primario, antes del pago de intereses, de un 3% del PIB en 2015 y 4,5% en 2016, y que cierre el déficit restante en el presupuesto de 2015, para alcanzar el objetivo acordado. Alemania pretende que Atenas se adhiera a un acuerdo para recortar 150.000 puestos en la Administración Pública, implemente una reforma de las pensiones que establezca una estrecha relación entre cotizaciones y prestaciones, mantenga el salario mínimo reducido y haga un uso más amplio de la negociación salarial descentralizada.

Berlín apela a seguir en la privatización de los puertos, las empresas de servicios energéticos y de bienes inmuebles, en particular, y a fomentar la inversión extranjera directa, con el objetivo de conseguir ingresos por 2.200 millones de euros en 2015.

“Sobre la base de los elementos antes mencionados, estamos dispuestos a intensificar nuestra cooperación con Grecia para fomentar el crecimiento y crear nuevos puestos de trabajo. Se debe y se puede hacer más, tanto de forma bilateral como en el marco europeo”, dice el documento.