Las ayudas 2015 para pymes de Madrid en i+d+i

Las compañías tendrán de plazo hasta el próximo 16 de febrero para solicitar estas ayudas, que ascienden hasta los 3,5 millones de euros

Las ayudas 2015 para pymes de Madrid en i+d+i

Las pymes madrileñas que se dediquen a los sectores tecnológicos podrán optar a las ayudas que conceda la Comunidad de Madrid. Ascienden a 3,5 millones y están cofinanciadas por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional dentro del programa Operativo de la Comunidad para el periodo 2014-2020. Se destinan a aquellas vinculadas con sectores tecnológicos y el plazo de solicitudes finaliza el próximo 16 de febrero.

Entre que se realice la solicitud y el 31 de octubre del presente año tendrán la obligación de hacer la inversión subvencionable. Así lo aseguró hoy el consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio. Entre los gastos subvencionables se encuentran el material, los gastos de personal, los gastos de consultoria, los costes de investigación contractual, formación y asesoría, entre otros.

Las áreas que serán objeto de la subvención son la salud, energía, medio ambiente y transporte, los proyectos de investigación y desarrollo de productos y procesos ligados a la nanotecnología, tecnologías industriales y del espacio, materiales avanzados, la biotecnología, agua y agroalimentación y las tecnologías de la información y las comunicaciones.

Con estas subvenciones se pretende incentivar la innovación y la investigación entre las empresas, sobre todo pymes, de la Comunidad de Madrid, reconoce el consejero Enrique Ossorio. También se reserva una línea de ayudas para las startups que vayan surgiendo. En este caso, la cantidad asciende a medio millón de euros.

Madrid se coloca a la cabeza en lo referente a inversión en I+D. Así lo demuestran los últimos datos oficiales, en donde se aprecia un gasto de 3.433 millones, que rebasan en un 25% el gasto total de todo el país. Algo similar sucede con lo referente al personal dedicado a I+D, donde la Comunidad acoge a una cuarta parte del total de trabajadores (23,4%). Un informe de la consultora Altram le coloca además al mismo nivel de otros países europeos como Finlandia o por encima de otros de la Unión Europea como Suecia o Dinamarca en cuanto a capacidad innovadora.

En gran parte esto se debe al elevado porcentaje de población activa que dispone de estudios superiores, que roza el 45%, el porcentaje de compañías con banda ancha (97%) y el empleo en servicios de alta tecnología (7,4%).