Marta Álvarez entró en diciembre; Cristina lo hará este año

El Corte Inglés nombra consejeras a las hijas de Isidoro Álvarez

Establecimiento del El Corte Inglés en Madrid.
Establecimiento del El Corte Inglés en Madrid.

El Corte Inglés ha decidido que las dos hijas del expresidente Isidoro Álvarez, fallecido el pasado mes de septiembre; Marta y Cristina Álvarez Guil se incorporen a su consejo de administración. La compañía lo ha desvelado en el folleto de emisión de bonos que ha realizado en la Bolsa de Irlanda, destinado a los potenciales inversores interesados en adquirir los valores.

De hecho, Marta lo es ya desde el pasado mes 16 de diciembre, fecha en la que fue designada por cooptación, según consta en el folleto de la emisión de bonos que su filial Hipercor ha realizado en el mercado irlandés. Según fuentes de ámbito jurídico, su hermana Cristina Álvarez será nombrada, también por cooptación, este mismo año.

Marta Álvarez es licenciada en derecho y trabajó en la casa se subastas Sotheby’s antes de incorporarse al área de compras de la compañía. Su hermana Cristina también es empleada de El Corte Inglés.

Además del nombramiento de las nuevas consejeras, el folleto de la colocación de los bonos recoge una extensa explicación sobre una de las joyas de la corona de la compañía, su activo inmobiliario.

El patrimonio inmobiliario de la sociedad está valorado en 18.000 millones de euros, aunque el propio documento advierte que son precios derivados de una situación de grave crisis inmobiliaria y por tanto atesoran una fuerte revalorización potencial “a la vista de que desde máximos el mercado inmobiliario comercial español se ha depreciado al menos un 50%”.

De cara a convencer a los potenciales compradores de los bonos de sus fortaleza en el mercado español, el documento califica a El Corte Inglés como el mayor propietario español de superficie comercial con control sobre un total de 9,8 millones de metros cuadrados. Y subraya que el grupo “tiene el 58% de su activo inmobiliario sin cargas”. Más en detalle, la compañía valora los 1,63 millones de metros cuadrados que posee en Madrid en 4.823 millones de euros. La segunda valoración en importancia es la que asegura que tienen los 877.000 metros cuadrados de superficie que posee en Andalucía; 2.563 millones de euros.

El precio de los inmuebles parte de una valoración realizada por la sociedad de tasación inmobiliaria Tinsa, que en septiembre de 2013 y marzo de 2014 arrojó un valor de 15.100 millones de euros. La cifra se ve reforzada por propiedades con un valor neto de otros 2.300 millones en los que se encuadran proyectos en construcción y suelo.

Los grandes almacenes de El Corte Inglés cuentan con un valor de mercado de 9.187 millones y la red de hipermercados valdría 4.338 millones. El epígrafe definido como retail, en el que se incluyen supermercados y tiendas de conveniencia, tiene anotado un valor de 803 millones, mientras que los almacenes y oficinas alcanzarían 797 millones de euros a precios actuales.

Igualmente el folleto desvela la composición de las ventas de la cadena de grandes almacenes. En total fueron 7.565,5 millones. De ellos el 51% corresponden a moda, accesorios, productos de belleza y joyería.

El ocio, en el que se encuadra electrónica, papelería, libros, música, películas, juguetes y deportes, representó el 22,4% de las ventas totales, 1.694 millones. Las ventas de alimentos asumieron el 13,2% de los ingresos totales; €998,6 millones. Electrodomésticos, ropa de casa, hogar y muebles, se responsabilizan del 10,5% de las ventas, 794,4 millones. El resto representa el 2,9% de los ingresos totales, 219,4 millones.

También detalla una importante penetración de ventas de la marca propia, que ya alcanza el 16% de la facturación de 2013, en comparación con el 11% que solo tenían en 2008.

Provisión de 115 millones por Cataluña, Aragón y Asturias

La cadena de grandes almacenes ha informado a los potenciales compradores de sus bonos de que ha provisionado en sus cuentas de 2013 un total de 115 millones de euros que adeuda, principalmente a las autoridades fiscales de Cataluña. Según el folleto de la emisión, por la que ha colocado 500 millones de euros, la deuda deriva del impago del impuesto con el que varias autonomías gravan a las grandes superficies instaladas en sus territorios.
De acuerdo con el documento, El Corte Inglés reconoce que “históricamente” no ha pagado esta tasa debido a que entiende que es redundante con el IAE(Impuesto sobre Actividades Económicas).
Sin embargo y tras una sentencia de Tribunal Constitucional del pasado junio de 2012, en la que se desestima esta tesis, el alto tribunal deja sentado que ambos impuestos contienen suficientes diferencias entre si para considerar que no gravan el mismo hecho imponible.
Por ello la compañía ha decidido provisionar el 100% de la cantidad que estima que ahora le reclamará principalmente Cataluña, pero también las comunidades de Aragón y Asturias. Sin embargo, la empresa asegura que aún puede existir un resquicio para que sus tesis se impongan a la vista de que la Comisión Europea ha pedido a España la supresión o modificación del impuesto con el fin de evitar que sea considerado una ayuda de Estado al pequeño comercio.
Así se recoge en una carta firmada por el director general adjunto de Ayudas Estatales de la Comisión Europea, Gert-Jan Koopman, en la que ruega “encarecidamente” a España eliminar o cambiar dichos impuestos.
En paralelo, la cadena de grandes almacenes interpuso en marzo del año pasado un recurso ante la Audiencia Nacional para evitar pagar 36,7 millones que le reclama la Agencia Tributaria por deducciones indebidas que la compañía se había anotado en sus cuentas de 2003, 2004 , 2005 y 2006 por reinversión de beneficios extraordinarios.