Rutas mágicas baratas y sin tirar de pasaporte

Viajes soñados, viajes reales

El 62% de los españoles renuncia al que cree que sería el viaje de su vida por razones económicas

Es posible que enero no sea el mejor mes para realizar el viaje de nuestros sueños, pero, ¿por qué renunciar a pequeñas escapadas?

Viajes soñados, viajes reales

Se acabó diciembre, las fiestas y el desenfreno. El nuevo año comienza de la mano de una vieja conocida: la abrupta cuesta de enero. Miramos el bolsillo y nos damos cuenta de que los excesos de las fiestas no han sido solo gastronómicos. ¿Adiós a los viajes? Noooo. Es posible que enero no sea el mejor mes para realizar el viaje de nuestros sueños, pero, ¿por qué renunciar a pequeñas escapadas? El 62% de los españoles renuncia al que cree que sería el viaje de su vida por razones económicas y lo suele posponer en espera de un gran acontecimiento familiar o un aniversario o lo aplaza hasta la jubilación.

Los más jóvenes fantasean con cruzar de punta a punta Estados Unidos por la mítica Ruta 66 o disfrutar en alguna de las blancas playas del Caribe, mientras que los más adultos idealizan los safaris en África o visitar, al menos una vez, la Gran Muralla china. Los datos son de Skyscanner, el metabuscador de vuelos, viajes y hoteles, y su informe sobre los viajes con los que sueñan los españoles.

A veces idealizamos lugares fuera de nuestras fronteras sin darnos cuenta de que podemos encontrar muchos rincones igual de atractivos y fantásticos sin salir de España. Quien no se consuela es porque no quiere, así que ¿por qué en vez de soñar con la ruta de nuestra vida no la convertimos en una travesía real igual de fascinante y más barata? 

¿Se atreve a cambiar la Ruta 66 por la Vía de la Plata? Quedarse en la red de carreteras nacionales le saldría un 83% más barato. ¿Cambiaría bucear en la gran barrera de coral de Australia por las islas Medas? Se ahorraría un 91% del coste del viaje a las antípodas.
¿Es un fanático de las auroras boreales? No las podrá encontrar en España, pero la isla de Tenerife es uno de los mejores observatorios naturales del mundo para contemplar las estrellas.

Le saldrá un 34% más barato que viajar a cualquier país nórdico en busca de auroras boreales. La Ruta 66, la Gran Muralla China, el Caribe, un tour por las principales capitales europeas, los safaris africanos o los arrecifes australianos son algunos lugares con los que sueñan los españoles, según Skyscanner, y estos que les proponemos son algunas de las rutas domésticas que no tienen mucho que envidiar a las otras allende los mares.

Vía de la plata

Béjar es uno de los bonitos pueblos que se cruzan en la Ruta de la Plata.
Béjar es uno de los bonitos pueblos que se cruzan en la Ruta de la Plata.

La A-66 es la autovía que une Sevilla con Gijón, a través de la antigua Vía de la Plata, un gran centro comercial y de transporte de metales preciosos, clave para el Imperio Romano. La calzada que recorre España de sur a norte no tiene la fama que el altavoz de Hollywood otorga a la Ruta 66 de Estados Unidos, pero le gana en historia, más de 2.000 años la contemplan, en atractivos monumentales y en una mayor riqueza gastronómica de un recorrido que enlaza la antigua Hispalis con Mérida, Salamanca, Zamora, León y Astorga hasta el Cantábrico.

En un trayecto que, como en la ruta estadounidense, también puede hacer en coche o en moto –no menos de tres días–, descubrirá las ruinas de Itálica y la estepa extremeña a través de Zafra y Almendralejo, hasta llegar a una de las joyas del viaje, Mérida, la Roma hispánica.
En Castilla y León, la vía se adentra por el precioso Béjar y Salamanca y más al norte llegará a Zamora y, a través de campos de cereal y lagunas, a Benavente, Astorga y León. Campomanes y Pola de Lena son los primeros puntos asturianos de un recorrido en el tiempo que acaba en el Cantábrico, en Gijón.

¿El Caribe? en Formentera
Sueña con aguas cristalinas y azul turquesa, playas de arena blanca tan fina como el polvo, pinos mecidos por la brisa del viento y una piña colada. ¿Es el Caribe? No, es Formentera. Las playas de esta pequeña isla balear están consideradas entre las mejores del mundo. No tiene el bullicio ni las multitudes de la cercana Ibiza, pero disfrutará de idílicos paisajes, relax y calma. Se sentirá mimado por el sol en Racó de s’Alba, disfrutará nadando en las azules aguas de Ses Illetes o contemplando el atardecer en la Cala des Mort. Se ahorrará cruzar el océano, horas de vuelo y el viaje le saldrá un 86% más barato que al Caribe.


El observatorio del Teide, en Tenerife
El observatorio del Teide, en Tenerife

Urbanistas haciendo patria

Londres, París y Roma son algunas de las capitales soñadas por los españoles, pero es muy posible que muchas de las cosas que busque en esas ciudades también las disfrute en las grandes capitales españolas. ¿Museos, calles para darse al shopping a cualquier precio y barrios trendy? ¿Qué tal Madrid? La capital alberga algunas de las mejores pinacotecas del mundo, tiene una gran oferta cultural, de ocio y gastronómica, todo tipo de tiendas a medida de cualquier bolsillo, la fama de algunos de sus barrios alternativos han traspaso fronteras y son reclamos turísticos y también sus bares. Y tiene la ventaja de que todo está a un (trayecto de) metro.

Si busca arquitectura y playa sin renunciar a la cultura, el ocio y los platos gourmet, Barcelona es una buena opción. Y de norte a sur entre San Sebastián y Sevilla, seguro que satisfacen al más exigente y se ahorrará en torno al 56% de lo que le costaría un tour por Europa.

De Tenerife a las estrellas

En España no es fácil ver auroras boreales, pero sí podemos presumir de los increíbles cielos de las islas Canarias, considerados uno de los mejores enclaves del planeta para observar las estrellas. Su estratégica situación, cerca de la línea del Ecuador pero protegidas de las tormentas tropicales, permite observar todo el hemisferio norte y parte del sur. Son el mejor lugar de Europa para contemplar el firmamento y cuentan con el sello Starlight, que distingue a los destinos de turismo de estrellas. Se puede visitar el telescopio más grande de Europa en el Teide (Tenerife) y el del Roque de los Muchachos en La Palma. Hay empresas que organizan excursiones a la cima de las montañas para contemplar los cielos.

Escalones hacia el cielo

Más de 9.000 kilómetros nos separan de la Gran Muralla, casi los mismos que tiene de longitud la obra china y con una altura media de siete metros. Si le apetece subir escalones y disfrutar de un entorno casi igual de mágico, pero más cerca, le proponemos la ermita de San Juan de Gaztelugatxe, en Bermeo. El lugar destaca por su singular perfil y sus 231 peldaños que le llevarán hasta la cima de este islote sobre el que se alza la iglesia. Allí podrá tocar tres veces la campana para pedir un deseo o ahuyentar a los malos espíritus. Calorías habrá quemado unas cuantas y el presupuesto entre un viaje a Bermeo y Pekín le saldrá un 88% menos caro.

Parques naturales

El Pozo de los Humos en Salamanca es otro lugar español con encanto, ideal para practicar senderismo y deportes de riesgo.
El Pozo de los Humos en Salamanca es otro lugar español con encanto, ideal para practicar senderismo y deportes de riesgo.

En Doñana no encontrará leones, elefantes ni jirafas, pero este espacio natural protegido situado entre Huelva y Sevilla alberga una biodiversidad única en Europa. Sus marismas son un espectáculo de la naturaleza y es la mayor reserva ecológica de toda Europa con 54 hectáreas de superficie. En Doñana coinciden un conjunto de ecosistemas (playa, dunas, cotos, marisma...) que dotan al parque de una personalidad única y alberga algunas especies en extinción, como el águila imperial ibérica o el lince ibérico, y varias razas de caballos autóctonas. Un añadido más: alberga algunas de las mejores playas de la Península. Entre pasar unos días en Doñana o hacer un safari en África se ahorrará un 70%.

Bajo el mar

Bucear en la Gran Barrera de Coral australiana es una experiencia inolvidable, pero tiene varios inconvenientes: está muy lejos, abundan los tiburones y es caro. En España hay lugares excelentes para hacer inmersiones. Uno de los mejores sitios es las islas Medas, frente a las costas de Gerona, y le saldrá más barato. Este archipiélago de siete islas e islotes es una de las reservas marítimas más importantes del Mediterráneo y su fondo marino incluye corales y auténticos bosques en miniatura de vivos colores en los que conviven más de 600 especies.

Aventura y senderismo

Cada vez son más los españoles que dedican algunos días de vacaciones a practicar senderismo o deportes de riesgo al aire libre. Muchos de ellos seguro que sueñan con el monte Uluru, también conocido como Ayers Rock, y también en las antípodas de España. Ubicado en el centro de Australia, cercano a la ciudad de Alice Springs, este monolito rojizo, el segundo mayor del mundo, destaca en medio de un paisaje árido y singular que ha servido como escenario de otros planetas en el cine. Las Bardenas Reales en Navarra también parecen un paisaje de película. Un capricho de la naturaleza que le dejará sin aliento. Este paisaje semidesértico de unas 42 hectáreas, erosionado por el agua y el viento, ha dado lugar a barrancos, mesetas y los famosos cabezos, cerros solitarios de estructura tubular. No se pierda la Bardena Blanca, el Castildetierra ni la Bardena Negra. Viajar a Navarra en lugar de Alice Springs le saldrá un 83% menos caro y se ahorrará escalas y un largo vuelo transoceánico.