Cinco Días para… Bankia

Cómo diseñar un perfil vendedor en Facebook

Cómo diseñar un perfil vendedor en Facebook
REUTERS

Tiene 2.650 fans, usa las estadísticas de manera frecuente, contrata publicidad y lo hace por un importe de 350 euros al mes. Es el perfil medio de una compañía española en Facebook, de acuerdo con un informe sobre el uso de redes sociales en empresas elaborado por la asociación Adigital.

Según este estudio, el 79% de las compañías usa Facebook, sobre todo para promocionar productos y servicios e incrementar el tráfico a su web. Si bien la encuesta abarcó empresas de todos los tamaños, más del 70% fueron pymes.

Parece claro, pues, que en poco tiempo y con la inestimable ayuda de los smartphones, las redes sociales se han consolidado como una importante herramienta de marketing y comercio electrónico. Pero ¿cómo pueden los pequeños negocios aprovechar las oportunidades que ofrece este nuevo escaparate digital para incrementar sus ventas?

“Hay muchas pequeñas empresas que han empezado con un simple perfil en Facebook y que han terminado abriendo una tienda física debido al éxito en las redes”, comenta Sol Fauquier, directora en España de la web de diseño gráfico 99designs. “Un perfil bien gestionado, terminará llevando tráfico a tu página y este tráfico se convertirá en ventas. Para ello es imprescindible tener una buena estrategia que sea relevante en esos canales de comunicación”, añade.

La experta señala que tanto Facebook como Twitter ayudan a construir una buena imagen de marca y sirven para fidelizar o incluso conseguir la confianza de un nuevo cliente con algo tan básico como ver que si una marca le gusta a tanta gente, probablemente a él también.

“Las redes sociales sirven para mostrar a tus seguidores que hay personas detrás de las marcas, trabajadores que ofrecen un buen servicio, que contestan a las preguntas, que comparten no sólo producto, sino también el lado más humano de la empresa”, sostiene.

Recuerda que cada vez hay más gente que para decidir si va o no a un restaurante, entra en el perfil de Facebook para ver las fotos, ver los comentarios de la gente y mirar las estrellas que otros usuarios le han dado. “Las redes sociales no sólo ayudan a generar más ventas online, si se usan correctamente, también pueden ayudar a generar ventas off line”, afirma.

A fin de ayudar a las pymes a sacar el máximo provecho posible a sus perfiles, Fauquier desgrana a continuación algunos de los errores más comunes que las empresas cometen al gestionar una página de Facebook.

Diseño

Uno de los grandes errores es no pensar lo suficiente en el diseño de la página. Facebook pone a disposición del cliente una imagen de perfil y una imagen de portada o cover. Hay que aprovechar bien ambas porque es la primera imagen que el usuario recibe de la marca en las redes y es lo que determinará que interactúe con ella o no. Uno de los grandes errores es no personalizar la imagen de Facebook. Hace poco 99designs hizo una encuesta entre sus clientes que habían personalizado el diseño su página de Facebook. El 82% de ellos aseguró haber mejorado la interacción con sus usuarios y el 32% haber recibido más likes desde que mejoró el diseño de su sitio.

Texto

A veces tener un número de caracteres limitado es una ventaja ya que uno de los mayores errores es escribir demasiado texto. Lo mejor es ser conciso, creativo y usar buenas imágenes. También es importante compartir un solo link y no varios en una misma entrada.

Tono

Sus clientes saben que tiene una página para hacerse promoción, pero el usuario está buscando escapar de la publicidad, así que lo ideal es buscar un tono no muy comercial ni promocional en el contenido que se comparta. Facebook no es un espacio publicitario, es un lugar en el que los clientes pueden conocerlo mejor y usted a ellos.

¿Anuncios pagados o aplicaciones gratuitas?

Crear una cuenta en Facebook es gratis y aunque la página de registro de la red social asegura que lo seguirá siendo, en los últimos años ha ido incorporando una serie de herramientas de pago que permiten a los anunciantes tener una presencia más visible en las páginas de sus seguidores, segmentar mejor el alcance de la publicidad y medir con mayor precisión los rendimientos de su inversión.

De hecho, recientemente la red ha cambiado su algoritmo para que sea más difícil que las empresas puedan hacerse publicidad gratuita mediante trucos como por ejemplo, publicar enlaces a sus webs con mensajes que inciten a hacer clic para descubrir algo. Esta práctica es conocida como clickbait y en esencia no es otra cosa que publicidad encubierta, a la que Facebook ha puesto cortapisas.

“Algo que no mucha gente sabe es que la información que colgamos en Facebook no le llega a todos nuestros contactos en su muro, sino que le llega a un porcentaje muy reducido”, advierte Santiago Hernández, profesor del Máster de Marketing Digital de la Universidad a Distancia de Madrid (Udima).

“Lo que conseguimos mediante la introducción de contenidos promocionados es alcanzar a un volumen de usuarios mucho mayor que mediante la publicación gratuita. Pagando por la publicación de una entrada podemos llegar no solamente a la totalidad de nuestros contactos, sino también a contactos de nuestros contactos e incluso a gente que no tiene relación con nuestra marca en ese momento”, detalla.

La pregunta es si para un pequeño negocio, que normalmente tiene una capacidad de gasto modesta, vale la pena contratar anuncios pagados o basta con usar las aplicaciones gratuitas. “Como para todo, esto depende del presupuesto de cada empresa y lo bien que se sepa gestionar el contenido de la página de social media”, contesta Sol Fauquier, de 99designs.

La experta asegura que empresas con una buena estrategia de comunicación son capaces de aumentar sus seguidores y aumentar su tráfico (y con ello, sus ventas) sin invertir un solo céntimo.

Sin embargo, opina que merece la pena pagar para testar el mercado y optimizar su coste por acción (CPA), que es como se conoce en marketing digital al método que mide cuánto cuesta conseguir que el usuario entre a la web del anunciante y realice alguna acción, ya sea abrir una cuenta, comprar online o descargarse una aplicación.

“En estos casos, merece la pena ir probando diferentes formas de publicidad y promoción de posts (entradas) para comprobar la diferencia de resultados que se obtienen con comunicaciones de pago y gratuitas”, mantiene.

Hernández coincide: “En general, sí vale el esfuerzo contratar post promocionados y anuncios, puesto que permite alcanzar con nuestro mensaje a un gran volumen de usuarios de manera muy asequible”. No obstante, recomienda no caer en el error de promocionar todas las entradas, sino buscar un equilibrio entre el contenido orgánico (gratuito) y el de pago.

 

Facebook: “La publicidad en el móvil es la que mayor potencial tiene ahora mismo”

“La gente actualmente donde pasa más tiempo es en el móvil y es ahí donde las pymes deben tener puestas sus miras y su estrategia”, comentan desde la filial de Facebook en España. “Más de 1.000 millones de personas al mes se conectan con nosotros a nivel mundial a través del móvil y más de 16 millones lo hacen en nuestro país. La publicidad en el móvil es la que mayor potencial tiene ahora mismo”, resaltan.

La red social también se anima a dar algunos consejos para pymes. “Lo primero es tener unos objetivos muy claros sobre qué quiere conseguir la pyme en Facebook (aumentar audiencia, ventas, generar conocimiento de marca, etc.) y, por supuesto, crear una página. Las páginas en Facebook son gratuitas y es el escaparate de la empresa en la red social, su carta de presentación. A partir de ahí, es importante publicar contenido relevante y de forma continua para la audiencia”, indican.

Por otro lado, aseguran que una campaña de anuncios en Facebook puede ayudar a ampliar el alcance de la publicidad y llegar a una audiencia mucho mayor, con un coste totalmente ajustado al presupuesto del que se disponga. “Y es importante medir los resultados con las herramientas de medición que ofrecemos, porque eso permite saber, en tiempo real, si los objetivos se van cumpliendo”, subrayan.