Confía en que la economía crecerá más de un 2% el próximo año

Guindos asegura que en 2015 “se notará la recuperación”

Luis de Guindos, ministro de Econom’a y Competitividad.
Luis de Guindos, ministro de Econom’a y Competitividad. EL PAÍS

El ministro de Economía , Luis de Guindos, ha defendido hoy que en el año 2015 los bolsillos de los españoles "notarán la recuperación económica" que ya se vislumbra en los datos macroeconómicos. Para Guindos, el abaratamiento del crudo, la moderación salarial y la política del Banco Central Europeo (BCE) benefician el crecimiento de la actividad. "A veces, los planetas se alinean", señaló para ilustrar que las variables macroeconómicas juegan a favor de España. 

Durante unas jornadas organizadas por El Confidencial y Pimco, el ministro de Economía aseguró que la previsión de crecimiento del 2% para el próximo año es muy conservadora y se mostró confiado en que la tasa superará las previsiones. Defendió que España debe mantener la moderación de los salarios para no perder la competitividad ganada frente al exterior. Señaló que el abaratamiento del crudo supone un incremento de la renta disponible para particulares y empresas que alcanzará los 10.000 millones. En este sentido, reclamó que se intensifique la reducción del precio para los consumidores finales. 

Otro de los elementos que servirá para impulsar la recuperación es la mejora de la situación de los bancos españoles, lo que permitirá que fluya el crédito. Aun así, Guindos recordó que el proceso de desendeudamiento en el sector privado debe continuar. El ministro de Economía señaló que el BCE es consciente de la fragilidad del crecimiento de la economía europeo y auguró que adoptará medidas en un contexto de baja inflación. 

Vaticinó que la tasa de inflación todavía se situará durante unos meses en tasas negativas, aunque rechazó que España se encuentre en un proceso deflacionario. Entre los riesgos que sobrevuelan la economía española, Guindos se refirió sin citarlo a la irrupción de Podemos, que justificó por la corrupción y el malestar ciudadano. Aun así, aseguró que "la sociedad española es más moderada de lo que parece.