Negociación colectiva

El Banco de España ve ya posible subir salarios

Trabajadores de Ferroser, filial de servicios de Ferrovial. Ampliar foto
Trabajadores de Ferroser, filial de servicios de Ferrovial.

El Banco de España considera que “ya se da el escenario” en el que las empresas más dinámicas y competitivas han mejorado su productividad y se encuentran en condiciones de subir los salarios, según indicó el director general de la institución, José Luis Malo de Molina, durante la presentación de los resultados de las empresas no financieras hasta septiembre elaborados por la Central de Balances.

“El escenario empresarial español ya está permitiendo mejorar la competitividad, con una mayor diferenciación de salarios entre sectores y empresas”, explicó Malo de Molina, antes de considerar que la moderación salarial general es ahora “compatible con una diferenciación salarial” en función de las empresas. De hecho, las empresas “más dinámicas” han entrado en una fase en la que ya son capaces de “conservar la competitividad y permitir incrementos salariales. Ese escenario ya está allí y las ganancias de competitividad podrían ser compatibles con crecimientos salariales más altos en empresas con potencial de crecimiento superior”, insistió.

Aunque, dicho esto, Malo de Molina calificó además de “muy útil” la moderación salarial como instrumento para “favorecer el empleo” y lamentó que esta contención tardara en alcanzarse. “En la medida en que ya estamos en un escenario de creación de empleo, las posibilidades de que el crecimiento permita un comportamiento salarial más positivo van en aumento”, añadió.

El incremento salarial medio de este año se mantiene en el entorno del 0,6% registrado por los convenios colectivos en 2013 y, en concordancia con lo incluido en el Acuerdo de Negociación Colectiva 2012-2014 firmado por la patronal y los sindicatos.

Actualmente los representantes empresariales y sindicales están negociando la renovación de este acuerdo para los próximos dos años (2015 y 2016). Debería estar cerrado antes de diciembre pero es precisamente la forma de plasmar sobre el papel la recomendación de que las empresas y sectores que se lo puedan permitir apliquen mayores aumentos salariales, lo que en estos momentos está frenando la firma del acuerdo. La patronal se resiste a especificar esta recomendación y prefiere mantener los aumentos moderados en el entorno del 0,6%.