X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Schneider Electric ensambla en España módulos para estas instalaciones »

Centro de dato prefabricado ‘made in Barcelona’

Centros de datos prefabricados de Schneider Electric.

El negocio de los centros de datos vive una gran explosión gracias a la creciente digitalización de los negocios y a la apuesta de las empresas por la nube y el big data (el análisis de grandes volúmenes de datos para extraer información útil). En este contexto, algunas compañías dedicadas a esa actividad han exportado un concepto ya conocido en el sector inmobiliario —el de las casas prefabricadas, construidas a partir de módulos que se unen unos a otros– y ofrecer centros de datos también prefabricados.

Es el caso de la multinacional Schneider Electric, especializada en gestión de la energía, que adquirió el pasado enero la empresa catalana AST Modular para convertirse en un referente internacional en el mercado de los centros de datos modulares. La firma española, con sede en Cornellá de Llobregat, tenía más de 12 años de experiencia en el sector y había puesto en marcha más de 450 proyectos en más de 30 países.

“El concepto de centro de datos prefabricado ha empezado a sonar fuerte en los últimos años por sus muchas ventajas”, dice José Luis Martorell, director de Ventas de Negocio IT de Schneider Electric. Según la consultora Gartner, los centros de datos generaron un negocio de 20.000 millones de dólares en 2013 y alcanzará los 45.000 millones en 2020. Por su parte, los centros prefabricados movieron 300 millones en 2013 y subirán a 4.800 millones en seis años.

Martorell asegura que no solo los gigantes de internet (Facebook, Google, Amazon...) están haciendo grandes inversiones en centros de datos para soportar los incrementos de sus negocios. “Todas las grandes corporaciones –incluidas las del Ibex 35– y las Administraciones Públicas lo están haciendo porque tienen que afrontar cambios tecnológicos para dar respuesta a sus clientes con el fenómeno del cloud, y en este contexto resulta clave tener infraestructuras informáticas potentes y estar bien posicionado a nivel computacional”.

Flexibilidad y rapidez

¿Pero por qué un centro de datos prefabricado y no uno tradicional? “Básicamente porque el contexto económico actual y las necesidades empresariales exigen, cada vez más, unos centros de datos flexibles, escalables y que permitan un despligue rápido en su fase de construcción”, añade Joan Boldú, director de Desarrollo de Negocio de Soluciones Modulares de la compañía. El directivo defiende que los centros prefabricados permiten que la instalación on site sea la mínima posible, porque los módulos se hacen en sus fábricas y llegan al cliente montados. “Está todo paquetizado y se ahorra la mitad de tiempo frente a un centro hecho a medida”.

En cuanto al precio, Boldú asegura que un centro prefabricado no tiene porqué ser más barato, “pero los centros tradicional tienen costes extras, porque involucra obra civil, y eso aquí nos lo ahorramos. Así que, en términos generales, suele ser entre un 10% y un 15% más barato”. “La modularidad de los prefabricados evita también hacer centros pensando en el largo plazo. La empresa invierte solo en lo que necesita en cada momento y va escalando su infraestructura con más facilidad, así evitamos el riesgo tecnológico (que algo se quede obsoleto)y se reduce el coste inicial en un 50-60%”, matiza Martorell. Este advierte igualmente que los módulos prefabricados y las pruebas en fábrica reducen los riesgos en la fase de construcción y minimizan el riesgo de errores humanos.

Schneider Electric, con un 12% de cuota de mercado en centros prefabricados (está también en el negocio de centros de datos a medida), cuenta entre sus clientes de soluciones modulares con Abertis, Repsol, Arsys, SAP, IBM, Baidu. Tras comprar AST Modular, Schneider Electric ha fortalecido su portafolio de soluciones DC, con las soluciones prefabricadas, que se desarrollan tanto en su Centro de Barcelona, como en su centro de ingeniería de San Louis (EE UU), en el área de prefabricados. Para estos productos, la compañía cuenta con centros de producción propia en la ciudad catalana y en Miami. AST Modular, que cuenta con 70 empleados, tiene también acuerdos de producción con terceras empresas en China, Brasil y Sudáfrica.

Archivado en:

Outbrain