Debate sobre los Presupuestos Generales del Estado

Montoro: “Lo más complicado ya ha pasado y los recortes no son necesarios”

Asegura que la deuda pública empezará a bajar en 2016

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, durante una de sus intervenciones en el pleno del Congreso de los Diputados.
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, durante una de sus intervenciones en el pleno del Congreso de los Diputados. EFE

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, defendió hoy que los Presupuestos Generales del Estado son realistas y servirán para consolidar la recuperación económica. Durante su intervención en el Congreso de los Diputados, Montoro aseguró que “lo más complicado ya ha pasado” y sostuvo que “los recortes ya no son necesarios”.

El ministro de Hacienda inició su discurso recordando la “herencia” recibida. “Dejaron el Estado en bancarrota”, dijo en referencia a la gestión del anterior Ejecutivo socialista, a quien acusó de esconder facturas en los cajones y deteriorar las cuentas públicas. Y ello explica, se excusó el ministro de Hacienda, que el Ejecutivo elevara los impuestos e incumpliera así sus promesas electorales.

Montoro justificó el incremento de la deuda pública de esta legislatura –se encuentra a un paso de rebasar el 100% del PIB– en los programas de auxilio financiero a los entes territoriales. Según los datos de Hacienda, el Ejecutivo ha inyectado liquidez a comunidades y ayuntamientos por un importe de 136.789 millones desde 2012. De estos, Montoro señaló que 95.752 millones han servido para abonar deudas ligadas a la sanidad, la educación y la Seguridad Social. “¿Cuántos hospitales se hubieran cerrado sin esa ayuda?”, se preguntó.

Acerca de los Presupuestos Generales del Estado para 2015, el ministro de Hacienda señaló que, sin establecer recortes, están en línea para cumplir los objetivos de déficit público. Para el Ejecutivo, rebajar los números rojos es una condición necesaria para apuntalar la recuperación económica tras más de un lustro de recesión. “Son los Presupuestos más esperanzadores”, señaló. Y reiteró que España es uno de los países que más crece en la zona euro.

De hecho, recordó que el FMI ha revisado recientemente las previsiones al alza. El Ejecutivo estima que la economía crecerá este año un 1,3% y un 2% en 2015. Niveles suficientes, en sus estimaciones, para que España cree empleo neto y reduzca la tasa de paro.

Montoro recordó que el gasto público en los Presupuestos Generales del Estado se reduce como consecuencia del ahorro en intereses de la deuda pública y por las menores prestaciones por desempleo. Defendió que la mejora económica que permite frenar las partidas presupuestarias sin aplicar más ajustes. En cualquier caso, las medidas de contención se mantienen y, por ejemplo, la tasa de reposición de los empleados públicos se mantendrá en el 0%, aunque aumenta del 10% al 50% en áreas consideradas prioritarias. La inversión pública crecerá por primera vez desde 2008. Crecerá un 6%, aunque parte de niveles muy bajos.

Y, por el lado de los ingresos, Montoro defendió que la reforma fiscal que actualmente se tramita en el Senado supondrá un ahorro para los contribuyentes de 9.000 millones de euros entre 2015 y 2016. La medida más relevante es la rebaja del IRPF, que se traduce en un incremento del sueldo neto mensual para los trabajadores a partir de enero. A pesar de las reducciones tributarias, el Ejecutivo estima que la recaudación fiscal del Estado aumentará en un 8,7% el próximo año respecto a la previsión de liquidación del ejercicio en curso. Un aumento que el Ejecutivo justifica por la mejora de la economía. Este es uno de los puntos que despierta más dudas entre los expertos. De hecho, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) alertó de riesgos de desvío en el caso de que la economía crezca menos de lo previsto. El freno de las economías europeas representa la principal amenaza.

La mejora de la recaudación no impedirá que la deuda pública siga aumentando y, según las previsiones del Gobierno, alcanzará el 101,7% del PIB. Hacienda estima que se reducirá a partir de 2016, cuando España registrará superávit primario, es decir, los ingresos superarán a los gastos sin contabilizar los intereses.

El Gobierno de Mariano Rajoy logrará sacar adelante sus Presupuestos gracias a la mayoría absoluta del PP. Los grupos parlamentarios presentaron doce enmiendas para devolver el texto al Ejecutivo.