No han alcanzado los 13 euros que ofrece Orange pese a la presión de Alken

La opa de Jazztel cumple un mes con sus acciones congeladas

Sede de Jazztel.
Sede de Jazztel.

Orange sigue recorriendo el camino para cerrar la ansiada compra de Jazztel. Este miércoles se cumple el primer mes desde el anuncio de la opa sobre la teleco española, en la que la compañía francesa ofrece 13 euros en efectivo por acción, hasta alcanzar una cifra total superior a 3.340 millones de euros. Una transacción decisiva para fortalecer su posición en España y responder a la compra de Ono por Vodafone.

Y de momento, hasta el día de ayer, en el mercado se apuesta por el posible éxito de Orange pese a las presiones de algunos inversores que exigen una mejora del precio de la opa. De hecho, en ningún momento a lo largo de este último mes, las acciones de Jazztel han alcanzado la cota de los 13 euros ofrecidos por Orange.

El precio máximo alcanzado por los títulos de Jazztel es de 12,86 euros, alcanzado el pasado 1 de octubre. Desde entonces, a lo largo de los últimos días, las acciones de la operadora parecen congeladas en un rango de entre 12,7 y 12,8 euros. Ayer, sin ir más lejos, cerraron en 12,71 euros, con un leve descenso del 0,19%. Su capitalización bursátil es de 3.260 millones de euros.

En estas circunstancias, la ofensiva de Alken Luxembourg no parece haber dado resultados. La gestora, que poco después del anuncio de la opa comunicó que había elevado su participación hasta casi el 6,5% del capital pasando a ser el segundo accionista, anunció su rechazo a la oferta de Orange.

Los responsables de la firma aseguraron que no se venderían los títulos de Jazztel a 13 euros, y aumentaron las sinergias de la operación desde 1.300 a 3.000 millones de euros. Alken afirmó también que el precio correcto sería de 20 euros y en su ofensiva advirtió que muchos inversores minoristas estaban sumándose a sus posiciones.

En la misma línea que Alken, un grupo de pequeños accionistas que aseguraba representar el 3,72% del capital de Jazztel también empezó a buscar apoyos para forzar a Orange a elevar el precio.

Las tensiones se ampliaron con los movimientos de otros grandes inversores como Fidelity, AQR Capital, JP Morgan y UBS, que comunicaron a la CNMV distintas ampliaciones en sus participaciones en Jazztel tras el anuncio de Orange. Así, Fidelity llegó a superar el 6% del capital y AQR el 3%, mientras JP Morgan y UBS comunicaron participaciones superiores al 1% de la empresa.

Sin embargo, estos avances han perdido fuerzas durante los últimos días, y tanto Fidelity como AQR han comunicado a la CNMV que su actual participación en Jazztel está por debajo del 3%. También JP Morgan y UBS indicaron que su participación en Jazztel se ha situado por debajo del 1%.

Según explican fuentes del mercado, alguna de estas gestoras ha podido optar por vender ya acciones por debajo de 13 euros porque probablemente las comprasen a precios muy inferiores y, dado el poco peso que Jazztel puede tener en su valor liquidativo, han decidido vender para buscar otras opciones de inversión.

En este escenario, también Orange no ha dejado de insistir, incluso por boca de su consejero delegado, Stephane Richard, en que no mejorará la oferta de 13 euros. La operadora francesa ha querido recordar que Leopoldo Fernández Pujals, principal accionista de Jazztel con un 14,48% del capital, ha aceptado su oferta. En la empresa gala parecen convencidos de que se alcanzará el 65% de aceptación, incluido Pujals.

Presentación del folleto ante la CNMV

El anuncio de la opa también ha tenido impacto sobre las acciones de Orange. Así, sus acciones ceden algo más de un 6% desde el 15 de septiembre, día en el que se hizo público el acuerdo para presentar una oferta por Jazztel. No obstante, las acciones de Orange todavía se mantienen en la zona positiva con respecto a principios de año. Así, desde enero, los títulos de la operadora gala suben algo más de un 12% desde principios de enero. Un avance que otorga a la compañía una capitalización bursátil cercana a 36.700 millones de euros.

Para Orange, la operación tiene una gran trascendencia, puesto que la compra de Jazztel le va a reforzar en España, el segundo mercado del grupo en aportación de ingresos, solo por detrás de Francia.

La empresa, además, ha cuidado mucho la operación para evitar una posible penalización por parte de las agencias de calificación. De hecho, Orange señaló que financiaría la compra de Jazztel con una combinación de bonos convertibles hasta un máximo de 2.000 millones de euros y deuda híbrida. En la presentación, los responsables de la compañía francesa reiteraron los objetivos financieros para 2014, entre los que figura situar el ratio de apalancamiento en dos veces a final de año.