ACB-Bankia y Somos intentan hacerse un hueco en las relaciones laborales

Los escándalos en las cajas provocan la creación de nuevos sindicatos

Fachada de una oficina de Bankia
Fachada de una oficina de Bankia

El 26 de noviembre los empleados del sector de las antiguas cajas de ahorros están convocados a las elecciones sindicales del sector. La crisis por la que atravesó Bankia bajo la presidencia de Rodrigo Rato, el descubrimiento de las tarjetas black y otros escándalos vinculados a tejido productivo del país están provocando la creación de nuevos sindicatos, como ACB-Bankia o Somos, ligado al grupo político Podemos.

 El éxito de lo que ya parece que se ha convertido en la tercera fuerza política del país, Podemos, se va trasladando poco a poco a los sectores del tejido productivo español. En los últimos meses, e incluso semanas, han comenzado a nacer nuevos sindicatos vinculados a tendencias políticas de izquierda o a las propias empresas a las que representan.

Este es el caso de ACB-Bankia (Asociación del Colectivo Profesional), un nuevo sindicato, constituido el pasado 9 de septiembre. Nace como ellos mismos se definen, “como alternativa sindical en Bankia”. ACB-Bankia asegura en su web que “es la respuesta a la necesidad de defensa de los profesionales de Bankia, donde en pocos años nos hemos visto expuestos a la dureza de las consecuencias de políticos dirigentes de unas cajas que no solo provocaron su ruina. Desataron la ira de nuestros clientes afectados por acciones y preferentes y nos abocaron al mayor ERE de la historia de España”.

Esta central sindical, que es una escisión de Accam (Asociación de Cuadros de Cajas de Ahorros de Madrid), hace también referencia en su llamamiento para captar afiliados a las tarjetas black de Caja Madrid, y a “otras amenazas de difusión de escándalos financieros de los anteriores gestores de las cajas de ahorros que dieron lugar a Bankia”.

Termómetro de unas elecciones

Hasta ahora, CC OO y UGT han sido tradicionalmente los dos sindicatos mayoritarios del sector financiero, y del resto de las empresas españolas. Lógico, ya que cuentan con un número de afiliados muy superior al de resto de las centrales laborales. Pero el creciente número de ERE y los escándalos en las cajas de ahorros que fueron nacionalizadas, y en las que CC OO y UGTtenían representación en sus consejos y asambleas, pueden pasar factura a ambas centrales en las próximas elecciones del sector que se celebrarán el 26 de noviembre.

La cercanía en el tiempo del descubrimiento de los millonarios gastos con las tarjetas opacas de Bankia por parte de 82 de 86 consejeros y directivos de la entidad cuando estaba presidida por Miguel Blesa y posteriormente por Rodrigo Rato pueden perjudicar a ambos sindicatos, explican expertos laborales y financieros.

CC OO considera, sin embargo, que el número de afiliados no ha bajado en las últimas semanas, por lo que no prevén que les afecte con salidas o con un castigo en el voto. Estas serán la primeras elecciones que se celebrarán en el sector financiero en los últimos cuatro años, de ahí su importancia, ya que pueden ser un termómetro de lo que puede pasar con los dos sindicatos dominantes en el escenario laboral español, explican fuentes financieras. De momento, en diciembre habrá que iniciar las negociaciones de un nuevo convenio para las antiguas cajas.

Un poco antes, en junio, se creó FINE (Fuerza Independiente de Empleo), origen de la integración de ACB con Csica. Este sindicato explica su nueva identidad en la necesidad de adaptarse al nuevo entorno creado tras la reestructuración del sector financiero.

FINE tiene cerca de 30.000 afiliados y unos 800 delegados y es la tercera fuerza sindical del sector financiero en España, después de Comisiones Obreras y UGT, explican fuentes sindicales.

El comité de empresa europeo de Deutche Bank elige a CC OO

Los empleados de Deutche Bank confían más en un sindicato español, en este caso en CC OO. Su comité de empresa europeo renovó el pasado viernes sus cargos. Con el 93% de los votos fue elegido presidente el secretario general de CC OO en Deutsche Bank, Ernesto Soriano. Es la primera vez que un presidente de un comité de empresa europeo del sector no es delegado del país matriz de la empresa.

CC OO ha sido elegido por los 28 delegados que representan a 73.995 trabajadores de los 14 países que componen el comité de empresa europeo

Otro sindicato que ahora intenta nacer al calor del triunfo de Podemos aprovechando también el desgaste de la imagen de las centrales como CC OO o de UGT y de la desilusión de los trabajadores de gran parte de los sectores industriales del país es Somos.

Este embrionario sindicato justifica su creación en su aún borrador de lo que consideran sus principios éticos sindicalistas. Afirman que el “modelo actual está agotado, salpicado por la corrupción y liderado por unas castas que han traicionado a sus bases. El distanciamiento de la población hacia una política bipartidista tiene su reflejo en el bisindicalismo y Somos surgimos con fuerza para que la población tomemos el control de nuestro futuro”.

Cuenta en la actualidad con 69 asambleístas, cuyos orígenes son sindicalistas en activo, exsindicalistas, autónomos y juristas, entre otros. Su pretensión no es participar en las próximas elecciones sindicales del antiguo sector de las cajas de ahorros que se celebrarán el 26 de noviembre (no les da tiempo). Es más amplia. Quiere representar, sobre todo, a las pequeñas y medianas empresas, aunque también quiere tener fuerza en “en las grandes corporaciones”.