El informe considera prioritario reclamar los que no estaban en plantilla

Cinco consejeros gastaron 43.900 euros sin tener contrato con Bankia

Gastos realizados con tarjetas opacas de Caja Madrid Ampliar foto

La valoración de la Fiscalía Anticorrupción a partir de las informaciones remitidas por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) sobre las tarjetas opacas de Caja Madrid y posteriormente de Bankia revela que cinco exconsejeros o exdirectivos de la caja de ahorros siguieron haciendo uso de sus tarjetas. Incluso después de haber sido cesados y sin haber formado parte en ningún momento de la plantilla.

Son Carmen Contreras Gómez, exdirectora gerente de la Obra Social, Rafael Spottorno, exdirector de la Fundación Caja Madrid, Ramón Martínez Vilches, exresponsable de riesgos de la caja, Carlos María Martínez, exconsejero delegado del holding Cibeles, y Ricardo Morado Iglesias, director de Organización y Sistemas._Según lo recogido en el informe, entre noviembre de 2010 y abril de 2011 los gastos realizados con las tarjetas B aparecen pagados por Bankia “ya que cuando se realizó la segregación contable entre ambas entidades, con fecha 1 de enero de 2011, no fueron imputados a Caja Madrid”. La facturación de estas cinco personas que nunca fueron contratadas por Bankia asciende a 43.900 euros.

La lista la encabeza Contreras Gómez, que gastó 15.000 euros hasta el 28 de marzo de 2011, fecha en que fue dada de baja su tarjeta. La exdirectora gerente de la Obra Social, que entre los años 2003 y 2011 llegó a gastar más de 282.000 euros por medio de este sistema, centró sus últimos gastos en la retirada de dinero en efectivo (3.600 euros), ropa (3.224 euros), compras en El Corte Inglés (2.990 euros), artículos de decoración (1.921) y peluquería (1.084 euros).

Le sigue el que fuera director de la Fundación Caja Madrid y exjefe de la Casa Real, Rafael Spottorno, que durante ocho años gastó 235.900 euros, facturó 12.000 euros en los primeros tres meses de 2011. Los principales gastos que realizó en los meses en que no estaba contratado por Bankia fueron en ropa (3.346 euros), restaurantes (2.129), viajes (1.300 euros), operaciones en El Corte Inglés (1.141 euros) y retirada en cajeros (600 euros).

Ricardo Morado, que ocupa el segundo puesto en el ranking de los consejeros que más gastos efectuaron con estas tarjetas (450.800 euros) retiró 2.500 euros de los cajeros el 3 de enero de 2011.

Por su parte, Ramón Martínez Vilches y Carlos María Martínez gastaron 11.200 euros y 3.300 euros, respectivamente, hasta febrero y abril de 2011, momento en que fueron canceladas por la propia entidad. Desde 2003 la facturación de los dos ejecutivos asciende a 102.400 euros, en el primer caso y a 279.300, en el segundo. De nuevo vuelven a ser El Corte Inglés, los artículos deportivos y de juguetería, los restaurantes y las compras en supermercados las principales partidas de gastos.

En el informe de Herbet Smith Freeshills, a quien José Ignacio Goirigolzarri encargó el análisis de Bankia tras su llegada a la presidencia en mayo de 2012, la auditora señala que en caso de reclamación de las cantidades “deberá ejercitarse prioritariamente [...] al personal que nunca se integró en Bankia, y solo en su defecto sería aconsejable, de forma subsidiaria, una acción contra los administradores”.