Todavía quedan flecos pendientes relativos a las fundaciones

Los ‘hombres de negro’ piden cerrar la reforma de las cajas

Fachada del Banco de España.
Fachada del Banco de España. EFE

Los hombres de negro regresaron a Madrid la pasada semana, dentro de las visitas periódicas que determina el rescate concedido al sistema financiero español. El programa ya quedó cerrado pero, mientras no se haya devuelto el 70% préstamo concedido por más de 41.000 millones de euros, continuará el seguimiento de la banca y la economía española con dos visitas por año. Tras los encuentros mantenidos con entidades entre el 6 y el 10 de octubre, los representantes de la Comisión Europea y del Banco Central Europeo han certificado la progresiva mejoría del sistema bancario español. Advierte sin embargo de dos aspectos.

Por un lado, considera que “completar la reestructuración y privatización de las entidades participadas por el Estado es necesaria para poner al sector sobre unos cimientos sólidos en el largo plazo”, en alusión a los procesos de venta aún pendientes en Bankia y en BMN. La Comisión ya aprobó en junio la venta de Novagalicia a Banesco y en julio, la de Catalunya Banc a BBVA. El informe recurda que, tras la venta del 7,5% de Bankia, no ha habido nuevas desinversiones por parte del FROB. Y sin mencionarlo, también estaría pendiente dentro del proceso la salida a Bolsa de BMN.

Además, señala que “el desarrollo de la reforma de las cajas de ahorros debe ser urgentemente completada”. La advertencia llega en pleno escándalo por las tarjetas opacas de Caja Madrid, que ha coincidido con la visita de los hombres de negro en Madrid. Las tarjetas B son un claro exponente de los abusos que se cometieron en los órganos de gobierno de las cajas y que desembocaron en la insolvencia de la gran mayoría de estas entidades.

Esa reforma urgente pasa por que el Banco de España publique la circular que detallará uno de los aspectos que quedaron pendientes de la nueva la ley de cajas –que entró en vigor el pasado diciembre–, la dotación del fondos de reserva que deberán constituir las fundaciones bancarias, las instituciones que han quedado como accionistas de las antiguas cajas reconvertidas en bancos. Así, las fundaciones que controlen más del 50% de un banco deberán dotar un fondo de reserva para hacer frente a posibles necesidades de recursos propios. Y será el Banco de España quien determine las aportaciones que deba hacer cada una en función de parámetros como el valor de los activos ponderados por riesgo del banco participado, el volumen de esa participación o si las acciones cotizan en Bolsa o no. Fuentes próximas al regulador señalan que el contenido de esta circular ha estado en el foco de las conversaciones con la Comisión y el BCE y que está próxima su publicación.

El informe también señala que, pese a los avances logrados, el sector sigue requiriendo vigilancia individualizada ante la posibilidad de un cambio de tendencia en la reciente apreciación de los activos bancarios “en caso de corrección en los mercados financieros”.

Advertencias sobre la economía

La Comisión y el BCE destacan que la economía española está creciendo en 2014 a un ritmo superior al de la media de la zona euro y alaban factores como la continuidad en el desapalancamiento del sector privado o el aumento de la demanda doméstica. Reclaman sin embargo que es necesario mantener la vigilancia en el desarrollo de la reforma laboral y en una “completa y efectiva implementación de la agenda reformista”. Apunta por ejemplo que no hay proyectos en cartera dirigidos a combatir la alta dualidad del mercado laboral, entre contratos fijos y temporales. Critican en definitiva el retraso en algunas reformas, en particular la segunda ronda de la reforma laboral, la ley de liberalización de los servicios profesionales o la ley de desindexación.

La siguiente revisión sobre la economía y la banca española se realizará en la primavera de 2015.