Ofrece 691 caballos de potencia y pasa de 0 a 100 km/h antes que un Ferrari
Tesla Model S P85D, el primer superdeportivo eléctrico con "piloto automático"

Tesla Model S P85D, el primer superdeportivo eléctrico con "piloto automático"

El nuevo Tesla Model S P85D ha dejado boquiabiertos tanto a los amantes del motor como a los aficcionados a la tecnología. Para los primeros, se presenta una auténtica bestia con el mismo motor eléctrico dual del Modelo X, con tracción a las cuatro ruedas y capaz de generar una potencia de 691 caballos. Esto le permite pasar de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos, haciéndolo más rápido que un Ferrari, y generando 1g de aceleración lateral en las curvas, más que uno de los últimos Ford Mustang.

Y es que el sistema de doble motor ha tenido que ser limitado en su potencia. No en vano este modelo ha sido diseñado con la experiencia del McLaren F1 en mente y en los modos de conducción disponibles se puede seleccionar "Normal", "Sport" y uno nuevo "Insane" (demencial).

El primer vehículo que se aparca solo y viene a recogerte a la puerta

El fundador de la compañía, Elon Musk, ya ha manifestado su apoyo a los proyectos de coches autónomos como los de Google, y este Model D lleva integrados sistemas de autoconducción de última generación, al menos hasta donde permite la ley. No, el Model S P85D no permite que el conductor se eche la siesta mientras el coche conduce sólo, porque además esto es ilegal, pero en nuestra propiedad privada si que se moverá con soltura sin conductor gracias a los sistemas de hardware y software AWD que incorpora.

Aunque esto pueda parecer ya común en coches de cierta gama, también cuenta con el asistente de aparcamiento pero elevado a la enésima potencia. Es un asistente que más bien se debería llamar "aparcacoches" porque literalmente, es posible activarlo, salir del vehículo y dejar que él solo se aparque en el garaje. Del mismo modo, si lo deseamos y estamos en una propiedad privada ya que en la vía pública está prohibido, podemos llamar al vehículo desde nuestro teléfono móvil y vendrá a recogernos. Es más, se puede sincronizar con nuestro calendario y estaría esperando en la puerta de casa cuando salgamos.

A parte de esto, el Model S P85D cuenta con un sistema que le permite cambiarse de carril simplemente cuando accionamos el intermitente, siempre que detecte que en ese carril no hay ningún otro coche. Además, el vehículo mantiene activado una especie de radar que le permite detectar alrededor cualquier tipo de obstáculo, como puede ser un peatón despistado cruzando, para esquivarlo. Otro de los sistemas que se pueden llamar de "autoconducción" es el que sus cámaras reconocen las señales de velocidad de la carretera, adecuando la del vehículo automáticamente al límite de la vía, y de esta forma, despreocuparnos de si superaremos la velocidad máxima y nos puede cazar un radar.

El modelo más caro llegará al mercado norteamericano por 120.000 dólares, un precio que por otra parte no es tan caro si lo comparamos con el de un Porsche 911 Turbo (150.000 dólares) o un Ferrari 458 Italia (230.000 dólares).

Normas