Recurren a las ampliaciones de capital, los convertibles y los híbridos

Las ‘telecos’ diseñan sus nuevas adquisiciones con la deuda bajo control

Gervais Pellisier, consejero delegado adjunto de Orange.
Gervais Pellisier, consejero delegado adjunto de Orange.

Algunas de las principales operadoras europeas ya están en marcha en el proceso de consolidación. Las compañías han anunciado adquisiciones para ganar presencia en otros mercados, que aporten ingresos, Ebitda y clientes. Según fuentes del sector, están diseñando sus ofertas con la intención de mantener la deuda bajo control. Y es que las agencias están muy pendientes de los ratings de las telecos, afectadas por las caídas de ingresos derivadas de la crisis y las guerras de tarifas.

Un ejemplo sería la oferta de Orange por Jazztel de 3.332 millones de euros, con un pago en efectivo de 13 euros por acción. Orange explicó que para afrontar la operación emitirá una combinación de activos, entre los que figuran bonos convertibles por un máximo de 2.000 millones, y obligaciones subordinadas perpetuas híbridas. La teleco precisó que el esquema de financiación está diseñado para que la cantidad de fondos propios incrementales que sería reconocida por las agencias de calificación sea igual al desembolso para los accionistas de Jazztel.

Gervais Pellisier, consejero delegado adjunto de Orange, dejó claro que el grupo mantendrá su fortaleza financiera y su balance, además de reiterar el objetivo de la compañía de situar su ratio de apalancamiento cerca de la cota de dos veces a final de año y mantenerlo a medio plazo. De igual forma, reiteró que la teleco mantendrá el dividendo de 0,60 euros por título ya aprobado.

En este sentido, Moody’s destacó que la propuesta de Orange para financiar la compra tiene un alto porcentaje de capital, destacando que la operadora ha enfatizado en su compromiso de mantener los objetivos de apalancamiento. Moody’s, que indicó que la deuda de Jazztel será equilibrada con su Ebitda, destacó que la compra es positiva en términos crediticios pese a la magnitud por las limitadas implicaciones para el apalancamiento. Además, señaló que la compra reforzará la posición de Orange en España situando en el 28% tanto su cuota de mercado en el móvil como en la banda ancha. Moody’s tiene un rating para Orange de Baa1 con perspectiva estable.

En una línea similar Telefónica diseñó la compra de la brasileña GVT, valorada en 7.450 millones de euros. El grupo español abonará 4.660 millones de euros a Vivendi a través de una ampliación de capital de Telefónica Brasil, más un 12% del capital de esta filial. Telefónica precisó que cubrirá su parte del 73,9% del capital de la filial brasileña con un aumento de capital de la matriz. Telefónica defendió que la estructura financiera de la compra será neutral en términos crediticios, asegurando que habrá una mejora de los ratios de apalancamiento y del perfil de generación de cash flow.

En este caso, Moody’s señaló que la compra de GVT es positiva para Telefónica en términos crediticios por los planes para financiar la operación con ampliaciones de capital y por la contribución en más de 700 millones al Ebitda de la operadora. “Este plan ayudará a Telefónica a alcanzar su objetivo de situar el ratio de deuda neta frente a Ebitda en 2,35 veces a final de año con un endeudamiento inferior a 43.000 millones”, dijo.

Fitch, que destacó que la compra de GVT añadirá sinergias y no deuda, precisó que la ausencia de más apalancamiento es crítica para que Telefónica mantenga su rating.

En la compra de E-Plus en Alemania, actualmente en proceso, la operadora española también destacó que la financiación no provocará un aumento del apalancamiento. Telefónica ha recurrido a la emisión de deuda híbrida y bonos convertibles.

El efecto en los ‘ratings’ de la venta de Yoigo

La venta de Yoigo sería positiva para TeliaSonera en términos crediticios, según señaló ayer Moody’s. “Esperamos que la compañía utilice el dinero captado para reducir deuda o reforzar las inversiones del grupo en sus mercados principales”, dijo la agencia. Estos analistas indicaron que la operación reducirá la diversificación geográfica de TeliaSonera, aunque le permitirá concentrarse en los principales países donde tiene operaciones.

La cuestión es que la venta de Yoigo también podría tener efectos sobre los ratings de otras empresas del sector en España. Según Moody’s, si la filial de TeliaSonera y participada por AVS, FCC y Telvent, pasa a manos de grupos como Vodafone y Orange, estas empresas captarían nuevas sinergias por la integración de las operaciones móviles. Además, beneficiaría al conjunto de actores del sector porque se reduciría el número de compañías de telefonía móvil.

Pero, si Yoigo pasase a manos de Jazztel, se establecería un situación más negativa en términos crediticios porque la nueva Jazztel-Yoigo sería un operador integrado que podría competir en el móvil con los actuales operadores, Telefónica (que tiene un rating Baa2 con perspectiva negativa), Vodafone (Baa1 con perspectiva estable) y Orange (Baa1 con perspectiva estable).

La pasada semana, TeliaSonera confirmó que estaba en negociaciones con Jazztel para la venta del 76,6% del capital de Yoigo. Esta compañía es el cuarto operador español de móviles con cuatro millones de clientes y una cuota de mercado de 7%. Yoigo aportó el 9% de los ingresos de TeliaSonera en 2013, pero solo el 2% del Ebitda consolidado. Además, todavía no ha generado flujo de caja libre positivo.