La EBA hace públicas las tablas que componen el examen

¿Cómo serán los test de estrés?

Sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort, Alemania.
Sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort, Alemania. EFE

La Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) ha hecho públicas este miércoles las plantillas que serán rellenadas con los diferentes datos reclamados a cada entidad en los próximos test de estrés.

Las tablas, en realidad, son una síntesis de los 12.000 datos que la EBA recogerá sobre cada una de las entidades examinadas durante el ejercicio de control al que se someterán 124 entidades de 22 países, incluyendo las quince mayores firmas españolas. “Las plantillas publicadas hoy ayudarán a los participantes del mercado a entender mejor los datos que divulgarán los bancos”, aclara la EBA.

Se trata de un mínimo de 11 matrices de datos que serán hechas públicas el próximo octubre para que los inversores puedan valorar en detalle el resultado de las pruebas de resistencia a las que se someterá al sistema financiero europeo.

“Los datos que se dan a conocer en las plantillas”, expone la EBA, “cubrirán la composición del capital de los bancos, los activos ponderados por riesgo (RWA), sus pérdidas y ganancias (P & L), la exposición a deuda soberana, el riesgo de crédito y las titulizaciones”.

Además, destaca la autoridad que coordinará las pruebas encargadas por el Banco Central Europeo, los test recogerán el nivel de capital principal de cada entidad tanto en el escenario base como en el estresado en el periodo 2013 a 2016.

Este es precisamente el objetivo de las dos primeras plantillas, que recogerán la solvencia de las entidades en cada escenario, tanto a cierre de 2013 como a final del periodo.

Para superar la prueba, a cada banco se le solicitará que mantenga un ratio mínimo de capital Tiere 1 del 8% en la hipótesis base y del 5,5% en el caso del escenario estresado. De no ser así, el BCE dará dos semanas a las entidades para presentar planes de reestructuración que les permitan corregir sus déficits potenciales en un plazo de seis meses, si fallan en el escenario base, o de nueve, en el adverso.

Las dos siguientes tablas recogen las particularidades de los grupos bancarios así como la información referente a otros países en que operan, sobre los que deberán rellenar plantillas adicionales. El motivo es que esta vez los test no solo presentarán un escenario estresado para cada país europeo, sino que incluyen hipótesis adversas para otros países en los que está presenta la banca europea –con especial hincapié en economías emergentes- que podría pasar factura a grandes entidades internacionalizadas, como Santander o BBVA.

El quinto cuadro se centra en los beneficios y pérdidas de la entidad en cada escenario y año, mientras que el sexto abarca los activos ponderados de riesgo de la firma y el séptimo sus titulizaciones.

La siguiente plantilla, una de las más extensas, abarca la exposición a deuda pública de las entidades financieras, que deberán desglosar el volumen, el país emisor, la duración del papel, y cómo la catalogan dentro de su cartera por cada activo soberano.

El tratamiento ideado por el Banco Central Europeo, que penalizará con quitas –de hasta el 29% en tres años para los bonos españoles a 10 años- para aquellas emisiones que los bancos tengan disponible para la venta, podría afectar especialmente a las entidades españolas, que vienen sorteando la debilidad del negocio comerciando con deuda pública.

La tabla siguiente desglosa al detalle la composición y evolución del capital principal de la entidad, mientras que la tanda final se centra en posibles respuestas de reestructuración en instrumentos y provisiones que podrían aprovechar las entidades para reforzarse en caso de debilidad.