El selectivo español avanza un 0,26% en la sesión

El Ibex cede un 3,8% en la semana pero recupera los 10.100 puntos

Interior de la Bolsa de Madrid. Ampliar foto
Interior de la Bolsa de Madrid. EFE

Al séptimo día, descansó.... Pero poco.  El Ibex interrumpe por la mínima su peor racha desde enero. Tras un comienzo de sesión en el que el selectivo ha hecho funambulismo sobre los 10.000 puntos, nivel que llegó a perder en algunos momentos, el índice logra finalmente rebotar para cerrar con un alza del 0,26% que le lleva a terminar la semana en los 10.104,8 puntos. Con esta ligera subida en la sesión, el Ibex anota un descenso semanal del 3,8%. En el resto de índices europeos, la jornada ha sido mixta, con una ligera subida en el FTSE MIB italiano (+0,37%) y descensos en el Dax alemán (–0,3%), el Cac francés (–0,07%) y el PSI portugués (–0,9%).

Después de seis días de descensos, los inversores han decidido entrar en algunos de los valores que se habían visto más castigados. En el selectivo español, las mayores subidas han sido las de Popular (+2,35%), Sabadell (+2,05%) e Indra (+1,67%), mientras que Amadeis (-0,82%), Jazztel (-1,47%) y FCC (-1,56%) han anotado los mayores descensos.

Pese al leve repunte bursátil de hoy, los obstáculos con los que se han encontrado los mercados en las últimas sesiones siguen presentes. Es más, las tensiones geopolíticas aumentan, ya que Estados Unidos ha atacado a las milicias radicales del Estado Islámico en Irak, donde el grupo terrorista avanza posiciones. De momento, esto no provocó un alza del precio del petróleo, pero la inestabilidad en Irak amenaza con afectar al mercado de la energía en caso de que empeore la situación. El precio del barril de petróleo Brent se mantiene estable, aunque ligeramente al alza, en el entorno de los 105 dólares. Hoy también ha concluido la tregua entre Israel y Hamas, otro foco de incertidumbre añadido.

Las ligeras subidas de hoy, pues, más parecen una tregua que el final de la corrección, ya que la batalla comercial entre la Unión Europea y Rusia, las dudas sobre el crecimiento europeo y el impago selectivo de Argentina, entre otros problemas, siguen encima de la mesa. Todo ello, en un entorno de mayor volatilidad y menor volumen de contratación por ser agosto, lo que hace que se magnifiquen los movimientos al alza o a la baja en los mercados.

Para Diego González, de la Eafi Bull4All, “aunque a medio y largo plazo los activos de riesgo como la Bolsa presentarán las mejores oportunidades, el verano puedo ser muy sombrío para la renta variable”. Por eso, aconseja a los inversores estar preparado para comprar acciones con la corrección, pero con cautela porque “es difícil saber en qué niveles se parará el mercado”. En este sentido, hoy el Ibex rebotó en el momento en que perdió los 10.000 puntos.

En opinión de Roberto Prieto, analista técnico de Noesis, el selectivo español mantiene la fase negativa de corto plazo, con el primer soporte en los 9.984 puntos. “Por debajo de ese nivel aparecerían signos de debilidad de medio plazo, lo cual podría impulsar una corrección a la baja a niveles del entorno de los 9.665. Por otro lado, tan solo una ruptura al alza de los 10.330 puntos generaría signos de estabilidad”, aporta.

“Ante este escenario de incertidumbre vemos difícil que entre dinero en el mercado por lo que los volúmenes de contratación seguirán siendo muy cortos, lo que puede intensificar el movimiento de los índices bursátiles tanto al alza como a la baja”, advierten desde Link Securities. Más optimista se muestra Joaquin Robles, analista de XTB, quien sostiene que "podemos estar viendo los precios más atractivos de lo que resta de año, a no ser que algunos de los conflictos siga creciendo. En el caso que dichas tensiones se relajen, y con el cierre positivo en Wall Street en esta última sesión de la semana, podríamos ver durante la semana que viene un rebote que nos volviera situar en la zona de los 10.500 puntos".

Hoy se han conocido pocos datos macroeconómicos que no han sido capaces de mover el mercado, más guiado por los múltiples frentes que le atenazan estos días. Así, se ha publicado el sentimiento empresarial en Francia durante julio –un indicador que elabora el Banco de Francia–, que se ha  situado en 96 puntos (frente a los 97 esperados). La producción industrial del país galo subió un 1,3% en junio, por encima del 1% esperado. Al otro lado del Atlántico se han publicado los datos de productividad no agrícola y los costes laborales del segundo trimestre, que superaron las expectativas. Los inventarios mayoristas subieron en junio un 0,3%, peor de lo esperado. Con este cóctel de datos, los principales índices de Wall Street anotan alzar del entorno del 0,4%.

Por otro lado, los bancos portugueses siguen cayendo en Bolsa, por lo que continúan pagando las secuelas del rescate a Espírito Santo y las dudas sobre su situación financiera. En Italia, los inversores castigan a Monte dei Paschi di Siena tras presentar los resultados del segundo trimestre, en el que el banco perdió 178,9 millones de euros. El valor cae un 8,3%. El sector financiero, pues, vuelve a estar en el foco.

El nerviosismo también se ha rebajado hoy en el mercado secundario de deuda durante la sesión del viernes,aunque el bono alemán a diez años ha marcado su tercer mínimo histórico consecutivo en el 1,05%. Los inversores han vuelto a comprar deuda española y el interés del bono a diez años desciende hasta el 2,57%, con la prima de riesgo en los 151 puntos básicos. También caen algo las rentabilidades de los bonos de otros países periféricos.

En el mercado de divisas, el euro se aprecia hasta los 1,34dólares.

IBEX 35 8.649,50 -0,77%