Consecuencias del escándalo Gowex

Seis cambios para que el MAB recupere la confianza de los inversores

Radiografía del Mercado Alternativo (MAB) Ampliar foto

 

Dió sus primeros pasos en plena crisis económica, financiera, bursátil y de deuda. El Mercado Alternativo Bursátil (MAB) nació en 2009 con dos valores inaugurando el segmento de las empresas en expansión: Imaginarium y Zinkia. Ahora son 23 y por el camino se han quedado Negocio y Nostrum. El objetivo con el que nació este mercado se está cumpliendo: facilitar la financiación a las empresas que la necesitan para seguir creciendo y que, en muchos casos, todavía no han alcanzado un negocio sólido.

“Hasta la fecha, el MAB ha facilitado que 23 empresas hayan logrado financiación vía ampliaciones de capital por un importe cercano a los 200 millones de euros en un período de difícil acceso a la misma”, asegura Jesús Sánchez-Quiñones, director general de Renta 4 Banco, asesor registrado del MAB.

Y es que, tal y como explican fuentes de mercado, estas empresas no habrían tenido otra forma de conseguir capital para poder llevar a cabo estos proyectos si no hubiera existido este segmento de mercado, alternativa al clásico crédito bancario.

Sin embargo, el escándalo de Gowex, que se ha declarado en bancarrota después de que el responsable de la firma, Jenaro García, dimitiera tras confesar haber falseado sus resultados durante al menos cuatro años, ha hecho saltar todas las alarmas. Esta crisis ha puesto a este jóven mercado en el centro de la polémica llevando al Ministerio de Economía y a los actores que intervienen en él a plantear posibles cambios o mejoras para que la confianza vuelva al mercado y que el inversor se sienta seguro a la hora de invertir.

1. Nuevos estándares de calidad y transparencia de las auditoras.

La estafa de Gowex ha dirigido el foco principalmente a las empresas auditoras de las compañías cotizadas. Por ello, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha anunciado esta semana que su ministerio exigirá a las auditoras de las compañías que cotizan en el MAB “unos estándares de calidad y de transparencia mínimos”. Estas novedades se van a introducir en la ley de Financiación Empresarial. Tras superar la fase de audiencia pública, se está trabajando en el nuevo texto y, según Economía, esta ley podría estar lista para finales de año.

2. Ampliar las responsabilidades del MAB.

La lupa también está puesta en el papel que tiene en todo esto el MAB. El Gobierno quiere ampliar e incrementar las responsabilidades de la sociedad rectora del MAB, Bolsas y Mercados Españoles (BME), desde el punto de vista de la supervisión, a la vez que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) intensificará los controles sobre dicha rectora. En este sentido, fuentes de mercado señalan, que tras el escándalo de Gowex, el MAB debería “ser más exigente a la hora de fiscalizar los folletos y hacerlos más transparentes”. Guillermo Aranda, socio director de atlCapital, explica que “en el afán porque el mercado tirara, hay empresas que salieron que no tenían que haber salido, tal y como ha quedado demostrado después”.

3. Obligación de que empresas del MAB de más de 500 millones pasen al mercado principal.

El Gobierno estudia la posibilidad de obligar a las empresas que cotizan MAB y con una capitalización “de entre 500 y 1.000 millones de euros” a que pasen al mercado ordinario. Aranda, de atlCapital, aplaude esta medida.“Es lógico que con 500 millones de euros de capitalización, las empresas tengan recursos suficientes para que la información se presente con mayor periodicidad y se exiga un porcentaje de miembros independientes en el consejo”, asegura el experto. No opinan lo mismo desde Didendum EAFI, asesor registrado del MAB, ya que “el caso Pescanova demuestra que no es una salvaguardia ni garantía”.

4. Cambio de auditor cuando la empresa alcance cierto tamaño.

Algunos asesores registrados señalan que es lógico que empresas que salen a cotizar al MAB, con un tamaño reducido y escaso presupuesto contraten los servicios de una auditora más “modesta”. Sin embargo, creen necesario el cambio a una de las grandes cuando la compañía alcanza ciertas dimensiones. En este sentido, Oscar Leiva, presidente de Ebioss Energy, uno de los casos más exitosos dentro del MAB, cree que para empresas que ganan tamaño es asumible el coste de un auditor de mayor caché ya que, “las auditoras hacen precio a las compañías que quieren contratar sus servicios”.

5. Mayor responsabilidad del asesor registrado.

En la crisis de Gowex, el papel del asesor registrado ha sido puesto en entredicho después de que EY, asesor registrado de la compañía de wifi, intentara echar balones fueras y evitar cualquier responsabilidad en el caso.

En este sentido, el MAB publicó en abril una Guía de buenas prácticas para los asesores registrados -actualmente son 26- y, de esta manera, filtrar los próximos estrenos del mercado alternativo. Los asesores registrados son los encargados de valorar la idoneidad de la empresa interesada en incorporarse al segmento de empresas en expansión del MAB, elaborando una exhaustiva due diligence, verificando su estructura organizativa, analizando la viabilidad de su plan de negocio y asesorándole en el cumplimiento de las obligaciones que asumen ante el Mercado y la comunidad inversora. La guía hace hincapié en la viabilidad del plan de negocio ya que, en algunos casos, las compañías apuntan muy alto en sus previsiones.

6. Vehículos de inversión que faciliten el acceso a los minoristas.

Este es uno de los reclamos que viene haciendo el sector históricamente. Los gestores se encuentran con el obstáculo de la liquidez en su apuesta por el MAB, que no ofrece la profundidad suficiente para que los fondos de inversión puedan ofrecer un valor liquidativo diario. Así, el Ministerio de Economía estudia la creación de un nuevo vehículo que permita la inversión directa en el MAB sin los requisitos de liquidez diaria propios de los fondos y para el que existe demanda inversora en el mercado, según señalan fuentes financieras. La inversión directa del particular cuenta, eso sí, con un importante incentivo fiscal, la deducción que aplican autonomías como Cataluña –del 20% de la inversión–, Madrid, Aragón y Galicia.

Defensores del mercado a ultranza

En el mercado alternativo se han reproducido, aunque a menor escala, los éxitos y los derrumbes que también se han producido en la Bolsa durante los últimos años de la crisis.

Los concursos de acreedores de Zinkia o Bodaclick, valores del mercado alternativo no son diferentes de los de Vértice 360, Codere o Service Point en la Bolsa. Lo mismo ha sucedido con Pescanova en la Bolsa y Gowex en el MAB. “Eso no depende de que sea MAB o no MAB. Es fácil cargar contra un mercado que arrancó en plena crisis”, explica Jesús Muela, subdirector General de GVC Gaesco Valores, asesor registrado de Secuoya y Catenón. No es el único experto que ha cerrado filas en torno al MAB. Por su parte, desde Didendum Eafi, aseguran que “los intentos de ser una compañía estrella, con los daños colaterales que pueden generar se seguirán dando, por lo que además de reforzar los controles y la exigencias de responsabilidades a todos agentes de cualquier mercado organizado, es necesario el sentido común, no actuar en el plano legislativo por casos afortunadamente puntuales, y especialmente no dificultar el acceso a este mercado de empresas serias, que son la mayoría”.