Jenaro García arengaba a su equipo pocas horas antes de confesar

Gowex: 48 horas en las que la compañía descendió a los infiernos

Gowex

La dirección de Gowex había planificado un fin de semana de trabajo intenso para preparar un documento que desacreditara las acusaciones vertidas por Gotham City Research. El jueves por la tarde, Jenaro García divulgaba una fotografía de varios empleados de la empresa “trabajando en equipo para construir respuesta sólida para el mercado”, según explicaba en su cuenta de Twitter.

El viernes, después de solicitar más tiempo al MAB para preparar la defensa, la compañía comunicaba la contratación de la consultora PwC para elaborar un “informe de investigación” sobre su situación financiera, contable, contractual y de gestión. Entonces, todo parecía ir sobre ruedas. Algunos analistas ratificaron el precio objetivo de las acciones de Gowex: 31 euros (frente a los 7,92 euros a los que había cerrado el miércoles, antes de la suspensión, y después de haberse dejado un 59,8% en dos sesiones).

Lejos de esconderse, García comparecía el viernes ante sus empleados para arengarles y transmitirles un mensaje de confianza. “Tenemos noticias muy buenas”; “vamos a levantar la cabeza y a demostrar lo grandes que somos”, aseguraba. Su discurso, grabado en vídeo y difundido ayer, concluía con un rotundo: “pondremos wifi en Gotham”.

Sin embargo, las horas posteriores cambiaron todo el escenario. Los consejeros habían acordado reunirse el sábado para coordinar la defensa. Sin embargo, Jenaro García provocó una auténtica conmoción entre los presentes en la reunión, según ha podido saber CincoDías.

El directivo reconoció, con una “frialdad brutal”, que había falsificado las cuentas y que la facturación no se correspondía con la realidad. García insistió en que lo sentía mucho, especialmente por los que le habían acompañado en el proyecto de Gowex desde el principio.

A partir de ahí, los acontecimientos se desarrollaron a gran velocidad, culminando con el hecho relevante publicado a las 4:54 horas del domingo, donde se daba cuenta de la confesión de Jenaro García sobre la falsificación de las cuentas “de al menos los últimos cuatro años”, y su renuncia como consejero delegado. En este caso, Gowex utilizó el sistema tecnológico que ofrece el MAB a las empresas que cotizan en el mercado para publicar los hechos relevantes a cualquier hora del día.

Acto seguido, el fundador de Gowex reconocía públicamente su culpabilidad en la falsificación de las cuentas y se mostraba dispuesto a colaborar con la justicia. De hecho, Jenaro García acudió personalmente a la Audiencia Provincial de Madrid para entregar un escrito donde se autoinculpaba. Ante la negativa del juez de guardia a recibir el documento, los abogados del directivo acudieron a la Audiencia Nacional. Allí, el juez Javier Gómez Bermúdez, aceptó recepcionar el escrito y acordó que fuera su compañero Santiago Pedraz quien acordara si abría diligencias.

Concurso de acreedores

En su comunicado de la madrugada del sábado al domingo, Gowex también aseguró que solicitaría el concurso de acreedores. En este momento, los abogados de la empresa están trabajando en el proceso de preparación de la documentación para presentar el concurso. “Todo está en manos de los abogados”, señalan fuentes conocedoras del proceso.