Una hora sin servicio y con problemas
WhastApp dejó de funcionar por enésima vez

WhastApp dejó de funcionar por enésima vez

WhatsApp vuelve a ponerse de moda y no es precisamente por sus prestaciones, sino porque ayer por la tarde, cuando muchos aficionados al fútbol intercambiaban mensajes con motivo de la celebración del Real Madrid en el Bernabéu, se vino abajo.

Los usuarios del estadio Santiago Bernabéu se quedaron sin WhatsApp cuando, como es normal, imprimían un ritmo frenético a sus móviles con el ánimo de compartir con cuanta más gente mejor, la celebración oficial del Real Madrid. Pensaron que se debía a la ingente cantidad de mensajes que en esos momentos salían y entraban en los móviles de los seguidores blancos, pero esa no era la realidad.

Fuera, en la España de todos los días, el sistema se quedaba veinte minutos fuera de juego. Sobre las 20:20 horas el servició dejo de funcionar. Sobre las 20:45 empezó a hacerlo de manera inestable, de forma que algunos mensajes salían, pero no todos los usuarios podían disfrutar del sistema. Sobre las 20:50 todo volvió a la normalidad pero solo por diez minutos, ya que sobre las 21:00 horas Twitter volvía a subir de temperatura por las quejas de los usuarios que veían como el sistema no funcionaba. A las 21:15 todo empezó a volver a la normalidad. Es decir, una hora de suplicio en el que la ya empresa propiedad de Facebook, volvió a fallar. Como era de esperar y después de que todo volviera a la normalidad, los usuarios tardaron muy poco en pedir la devolución del dinero a través de Twitter o al menos algún tipo de compensación. Algo que parece poco probable teniendo en cuenta que hablamos de una empresa que está al otro lado del Atlántico y que cualquier compensación de servicio y no digamos monetaria parece una quimera.

Hay que recordar que en febrero WhatsApp sufrió la que posiblemente ha sido la caída más aparatosa dejando a medio mundo sin su servicio durante varias horas. Curiosamente la caída se produjo días después de que Facebook anunciase la millonaria compra de la aplicación con motivo del Mobile World Congress. Día también en el que Telegram, la alternativa a WhatsApp, hizo de las suyas con millones de altas por segundo… tantas que también sus servidores se vinieron abajo también. Un mes después, en Abril, más de lo mismo, otra caída y el consiguiente malestar de los usuarios.

Lo que queda claro es que cuando hablamos de sistemas de mensajería potentes con millones de usuarios la opción de que deje de funcionar, no se puede decir que están a la orden del día, pero es una nube oscura que siempre está sobre nuestras cabezas. Y no es cuestión de que sean apps de precio reducido como la que hablamos. Hace un año, BlackBerry vio cómo su sistema se desplomaba y dejaba a millones de usuarios sin servicio. Una empresa de campanillas con todos los sistemas de seguridad habidos y por haber que no pudo evitar un desastre en toda regla. Conclusión, en este mundo digital nadie está a salvo y que nadie dude que habrá una nueva caída de alguno de estos sistemas. Solo habrá que esperar.

Normas
Entra en El País para participar