Desoye a Bruselas y a los expertos

Montoro promete no subir ningún impuesto más en la reforma fiscal

Asalariados y empresas ahorrarán 7.383 millones entre 2015 y 2016 por la rebaja del IRPF y Sociedades

Hacienda fija un objetivo de déficit del 5,5% para este frente al 5,8% previsto hasta ahora

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas,Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas,Cristóbal Montoro. EFE

"No habrá más subidas de impuestos que aquellas que se deriven de la normativa europea”, señaló hoy el ministro de Hacienda durante la presentación del programa de estabilidad. Cristóbal Montoro indicaba así que la reforma fiscal que aprobará el Ejecutivo solo incorporará incrementos impositivos obligados por Bruselas como es la subida del IVA para ciertos productos sanitarios o la puesta en marcha de un tributo sobre las transacciones financieras. El Ejecutivo se desmarca así de las recomendaciones de la comisión de expertos que propuso compensar rebajas impositivas con incrementos en la fiscalidad indirecta y patrimonial.

Montoro, el ministro que más y en menos tiempo ha elevado los impuestos en España, se mostró convencido de que la mejora de la actividad empujará al alza la recaudación y, por lo tanto, apuesta por rebajas fiscales y desecha las recomendaciones de Bruselas que abogan por elevar el IVA y otros tributos. De hecho, Hacienda ha fijado para este año un objetivo de déficit del 5,5%, un límite más exigente que el vigente hasta ahora (5,8%). Con este cambio, Hacienda pretende demostrar a Bruselas –que es quién fija la senda de consolidación fiscal– que no precisa de adoptar nuevas medidas de ajuste adicionales para rebajar los números rojos.

Si bien el Ejecutivo todavía está elaborando el detalle de la reforma fiscal que llevará al Congreso en junio, el programa de estabilidad ya incorpora el efecto de las rebajas previstas en el impuesto sobre la renta y el impuesto sobre sociedades. Así, la reducción de los tipos impositivos y las mejores ventajas fiscales para las familias tendrán un impacto neto de 2.485 millones en 2015 y de 2.291 millones en 2016. En total, el ahorro será de 4.476 millones en el IRPF. El importe es algo inferior al efecto que tuvo la subida que aprobó el Gobierno en el impuesto sobre la renta y que entró en vigor en enero de 2012. “La rebaja tributaria se centrará en contribuyentes con rentas bajas y medias”, señaló el Gobierno en un comunicado. Ello sugiere que los contribuyentes con rentas del trabajo elevadas no verán eliminado en su totalidad el incremento impositivo que sufrieron al principio de la legislatura. En cualquier caso, la factura fiscal de la mayoría de declarantes del IRPF se verá reducida a partir del año 2015, cuando se celebran las elecciones generales.

El gasto público bajará del 44,4% del PIB al 40% en los próximos años

En el impuesto sobre sociedades, el Ejecutivo baraja también reducir los tipos impositivos, lo que tendría un impacto de 607 millones en 2015 y de 2.000 millones en 2016. Así, el ahorro en esos dos años en IRPF y Sociedades asciende a 7.383 millones de euros.
Montoro señaló que la época de los grandes recortes y subidas fiscales ha tocado a su fin. Sin embargo, la reducción del déficit público se sustentará en una reducción del gasto. Los números rojos del Gobierno deben bajar del 6,6% del PIB registrado en 2013 al 1,1% en 2017. Ello equivale a reducir el déficit público en más de 55.000 millones.

Se trata de un escenario exigente y que, según las previsiones del Gobierno, obligará que el gasto público de la Administración Pública pase del 44,4% del PIB (450.000 millones) al 40,1% en 2017. Supone un nivel similar al registrado justo antes de que comenzara la crisis económica y representa unos diez puntos por debajo de la media de la zona euro. “De la recesión no se sale con más gasto público”, insistió Montoro.

Por el lado de los ingresos, España seguirá siendo uno de los países de la Unión Europea con una menor recaudación. Según el programa de estabilidad, los ingresos se moverán entre el 38,5% y el 39% durante los próximos años, un umbral alejado del 46,7% de la media de la zona euro. En este sentido, Bruselas siempre insiste en sus informes sobre España en la necesidad de incrementar los recursos públicos. Hacienda entiende que resultaría contraproducente intentar acercar los ingresos públicos al promedio europeo en un momento en el que España se juega la salida de la crisis.

Montoro destacó durante su comparecencia tras el Consejo de Ministros que la mejora de la economía –el PIB avanzó un 0,6% en tasa interanual en el primer trimestre– tiene su reflejo en las cifras de recaudación.

Entre enero y marzo, los ingresos por el IRPFalcanzaron los 20.216 millones, un 5,4% más que el año anterior en términos homogéneos. En el caso del IVA, la recaudación también mejoró y el principal impuesto indirecto aportó a las arcas públicas 16.754 millones durante el primer trimestre, un 3,9% más que en el mismo período de 2013.