La prima de riesgo no superaría el nivel de 2012 ni en el escenario adverso

Los test de estrés marcan que en el peor caso la vivienda caerá otro 9%

test de estrés
Nuevo edificio de la sede del BAnco Central Europeo. REUTERS

La banca española puede mostrarse moderadamente satisfecha con los escenarios de estrés que ha dibujado la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) de cara a las pruebas de resistencia a las que se someterá el sector comunitario este año.

Como en ocasiones anteriores, el organismo ha diseñado un escenario base y otro adverso con distintos parámetros para incidir en las debilidades específicas que podría llegar a afrontar cada país.

En un primer vistazo a las variables, hechas públicas esta mañana, resalta el hecho de que los parámetros de estrés que se han dibujado para la economía española sean más suaves que los de la media de todos los países.

Destaca entre otros parámetros el de la evolución de los precios del ladrillo, dados los antecedentes de España y el peso del estallido de la burbuja inmobiliaria en su crisis particular.

En el escenario base, la EBA contempla una caída adicional del 5% en el precio de la vivienda para 2016 frente al 11% de media de la eurozona y el 14% de la Unión Europea.

Bajo la perspectiva más adversa, la depreciación de las casas en España se limitaría al 8,9% mientras que cae un 19,2% para la media de los países de la moneda común y del 21,2% de caída para la UE.

Otro tanto ocurre con los inmuebles comerciales -no residenciales- para los que el escenario adverso marca una caída del 6,1% frente al 11,7% y el 14,7% de la zona euro y la UE, respectivamente.

Serán estas evoluciones tensionadas de precios las que se apliquen a la cartera inmobiliaria de la banca, a quien el Banco de España ha exigido tasaciones nuevas sobre unos 15.000 créditos para comprobar el valor actual -no podrán ser anteriores al 1 de enero de 2013- de los colaterales de sus préstamos.

El bono en el 5,6%

Otro factor clave para la banca es el impacto que se va a aplicar sobre el riesgo soberano del país, dada la fuerte carga de bonos españoles que fueron adquiriendo pese a haberse deshecho de buena parte de cara a la fotografía de los test de estrés, que toma datos del 31 de diciembre de 2013.

En concreto, la EBA prevé un alza del interés que paga el Tesoro Público por endeudarse del nivel aproximado del 3% actual a un 5,6% en el escenario adverso en el año 2016 (4,2% en el base).

Pese a que la cifra del escenario adverso supone casi duplicar el coste de endeudamiento actual, esta cota dista mucho del 7% que se llegó a pagar por el bono español en verano de 2012 cuando el país temía un rescate a la griega.

De hecho, el 5,6% es un nivel que se tocó el pasado otoño, cuando los mayores peligros para la economía habían pasado, y desde cuando ha seguido reduciéndose progresivamente.

En este caso, eso sí, el interés que se paga por el bono español sería más elevado que el de la media comunitaria, con un 4,3% y un 4,4% para la zona euro y la UE, respectivamente.

Otras variables

El escenario adverso al que se enfrentará a la banca española es también más benigno en cuestión de impacto en el PIB con una caída prevista del 5,9% en 2016 frente al 6,6% y el 7% de reducción para la eurozona y la UE, lo que deja a España mejor parada que a Francia, por ejemplo.

La tasa de desempleo, eso sí, queda muy por encima de la media europea dados los niveles de los que ya parte. El escenario adverso diseñado por la EBA apunta a una cota del 27,1% en 2016 frente al 25,93% que marcaba este mismo martes la Encuesta de Población Activa.

La inflación en España, finalmente, podría caer un 1% en tres años frente al 2,8% de la UE y el 1,9% de la zona euro. Estas son las principales variables a las que se someterá a los 16 grupos bancarios españoles que serán examinados por el Banco Central Europeo como paso previo a la llamada Unión Bancaria.

Se trata, en concreto, de BBVA, Sabadell, BFA-Bankia, Banco Mare Nostrum, Popular, Santander, Bankinter, Caja de Ahorros y Montes de Piedad de Zaragoza, Aragón y Rioja, La Caixa, Caja España-Duero (pues la foto está tomada antes de su absorción por parte de Unicaja), la propia Unicaja, Catalunya Banc, Kutxabank, Liberbank, NCG Banco y Cajas Rurales Unidas.