Reemplazará a la red de ventas de la banca

Sareb contratará gestores para la venta de sus inmuebles

Belén Romana, presidenta de Sareb, y Jaime Echegoyen, consejero delegado.
Belén Romana, presidenta de Sareb, y Jaime Echegoyen, consejero delegado.

La Sareb prevé abrir un concurso para adjudicar la gestión de la venta de sus activos inmobiliarios, que hasta el momento ha estado a cargo de la red de oficinas de las propias entidades financieras que volcaron su carga tóxica de ladrillo en el ‘banco malo’.

Esa fue la fórmula elegida para, en un primer momento, poner en marcha la venta de inmuebles, aprovechando la extensa red de oficinas de la banca que traspasó sus activos y que además ya disponía de un amplio conocimiento del producto. Pero más de un año después del nacimiento de Sareb –y con el inevitable conflicto de intereses que supone para unos bancos que tienen también su propia carga tóxica por vender– la sociedad ha decidido replantearse la actividad de sus canales de venta, según avanzan Reuters y Bloomberg y confirman fuentes próximas al ‘banco malo’.

Después de todo, en muchos casos ya no son las entidades financieras nacionalizadas o que recibieron ayudas del fondo de rescate europeo los agentes de venta de activos inmobiliarios, puesto que algunas de ellas han vendido sus plataformas. Es el caso de Bankia y, más recientemente de BMN, que la semana pasada anunció el traspaso de su inmobiliaria al fondo Centerbridge. Catalunya Banc tiene también pendiente de venta su plataforma inmobiliaria, después de que se malograra el preacuerdo de compra con el consorcio de fondos formado por Kennedy Wilson y Värde Partner.

Además, la externalización en manos de la red bancaria de la venta de inmuebles ha tenido un coste considerable para Sareb, que pagó a los bancos que le traspasaron activos 200 millones de euros el pasado año en concepto de comisiones por esa intermediación. El objetivo ahora es reducir desde nueve –el número actual de gestores encargados de la venta de activos de Sareb, en definitiva el número de antidades que le traspasaron activos- a entre tres o cuatro el número de comercializadores para el ‘banco malo’.

Sareb está trabajando ya en la convocatoria de un concurso que debería estar listo antes del verano y cerrado en el mes de septiembre, de modo que los nuevos agentes de venta comenzaran a operar en la recta final del año. Fuentes próximas al ‘banco malo’ señalan que se favorecerá a los proyectos con implantación nacional y capaces de cubrir la diversidad de activos a la venta de Sareb. Las redes de venta de las entidades con ayudas, y que aún las conservan, y los fondos que ya han adquirido plataformas en el mercado español serían los principales candidatos.