X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

En la noche del domingo a las 2.00 serán las 3.00 »

Cambio de hora: ¿realmente se ahorra energía?

La madrugada del próximo domingo, los relojes se adelantarán una hora y a las 02.00 horas serán las 03.00, por lo que dormiremos una hora menos. El ajuste en toda la Unión Europea deja días más largos y luminosos, y se realiza con la pretensión de ahorrar energía, dado que es posible aprovechar más la iluminación natural. Además, algunas organizaciones ecologistas y de consumidores como la OCU aseguran que, como consecuencia, hay una menor contaminación ambiental.

No obstante, también hay expertos que opinan que el cambio de hora apenas tiene un impacto simbólico y cada vez más se cuestiona el objetivo del ahorro energético.

Según cifras oficiales, el horario de verano permite un ahorro aproximado del 5% de la energía, lo que se traduce en unos 300 millones de euros, el 0,03% del PIB.

Según estimaciones del Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE), el cambio de hora no solo tiene un impacto positivo en el ahorro en iluminación, sino también en sectores como el transporte, las comunicaciones, la seguridad vial, las condiciones de trabajo y los modos de vida, la salud, el turismo o el ocio.

Seis euros de ahorro por hogar

Del potencial de ahorro de 300 millones de euros en iluminación en España, 90 millones corresponderían al potencial de los hogares, lo que supone un ahorro de 6 euros por hogar, mientras que los otros 210 millones de euros se ahorrarían en los edificios del sector terciario y en la industria.

El IDAE, dependiente del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, estima que para alcanzar este potencial de ahorro se deberá llevar a cabo un comportamiento responsable en el hogar a la hora de prescindir de la iluminación artificial cuando no es necesaria, así como la utilización de tecnologías de ahorro en iluminación por aprovechamiento de la luz natural en edificios del sector terciario y en industrias.

Detractores

Entre los detractores, el principal argumento es que el cambio de hora puede provocar picos de demanda de electricidad, con lo que el ahorro que puede producirse en determinadas horas queda anulado por el incremento del consumo energético en otras horas en las que, por ejemplo, se consume más aire acondicionado.

Desde Ecologistas en Acción, Rodrigo Irurzun destaca que los cálculos del IDAE sobre el potencial de ahorro energético "son una suposición porque realmente no hay estudios en España al respecto". Considera que la modificación de la hora supone "un ahorro mínimo y discutible" y además "altera los bioritmos en las personas, lo que baja la productividad en el trabajo durante unos días en los que estamos más cansados, sin olvidar los efectos sobre la salud que, aunque no son drásticos, sí influyen".

Archivado en:

Y además:

Outbrain