Hasta cuándo vamos a tener paciencia con la bolsa

Llevo varios artículos advirtiendo de lo poco que están acompañando los resultados empresariales al comportamiento de las bolsas en este 2014. De hecho a cierre del lunes, el Euro Stoxx 50 cae un -3%, el Dax alemán un –4%, y el Ibex está plano.

Desde el año pasado, muchas optimistas expectativas están siendo cotizadas por las compañías. 2013 fue un año de menos a más en cuanto al retorno obtenido por los índices de renta variable, y de más a menos en cuanto a las expectativas de logro de beneficio.

Durante estos tres primeros meses de 2014 las estimaciones de beneficio se han revisado a la baja, y el mercado, que esperaba que los beneficios creciesen un +14% a finales de 2013, hoy ya solo se espera un +9%.

La diferencia más importante de 2014 frente a 2013 es que el año pasado comenzábamos con valoraciones bajas en términos históricos y este año estamos en la media. La bolsa no está cara, pero tampoco está barata.

Por este motivo llevo recomendando estar invertido en renta variable lo justo y necesario, como para que, teniendo paciencia, los beneficios de las empresas recuperen parte del camino perdido en estos 4 años de crisis, y obtener algo más de rentabilidad que lo que aportan los activos sin riesgo. Pero también creo que hay que dejar suficiente liquidez en nuestras carteras como para poder incrementar sustancialmente si los índices sufren una corrección que vuelva a dejar las valoraciones atractivas y con más recorrido a la potencial mejora de los resultados empresariales en el medio plazo.

En otras palabras, el año pasado, a 2.635 de Euro Stoxx 50 y 8.167 de Ibex 35, teníamos margen para el error, ya que el PER era de 11x y 12x respectivamente. De hecho, los beneficios han defraudado “big time”, como dicen los anglosajones, pero las bolsas subieron con fuerza por la expectativa de mejora en 2014.

Ya estamos en 2014, y de momento no estamos disfrutando del apoyo de los resultados empresariales para fortalecer la tesis de inversión en renta variable. A 13x PER el Euro Stoxx 50 y 15x PER el Ibex, cotizan con un potencial de +13% y –14% a sus respectivas valoraciones históricas, eso sí, si se cumple el crecimiento de los beneficios de +9% que espera el consenso de analistas.

¿Tendrán los inversores suficiente paciencia para no vender si los resultados empresariales vuelven a defraudar? Soy de los que opinan que la mejora de los beneficios llegará. No hay motivo para pensar que las compañías europeas no serán capaces de hacer crecer su beneficio sustancialmente por encima de los niveles de 2010 (que son aproximadamente los niveles de beneficio que se esperan para 2014), pero no pondría la mano en el fuego en prever que los inversores tendrán paciencia suficiente para no crear episodios de mayor volatilidad, si seguimos revisando a la baja los resultados de las compañías que componen los principales índices de bolsa europeos.

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

Normas
Entra en El País para participar