A fondo

¿Quién tiene más larga la banda ancha?

Ono ha invertido más de 7.000 millones de euros en el despliegue de su red desde 1998

¿Quién tiene más larga la banda ancha? Ampliar foto

Si hay un elemento que Vodafone quiso destacar ayer por encima del resto en la presentación del acuerdo de compra de Ono, ese no fue otro que la red de la operadora española. “Es una red de calidad y de gran capacidad. Es el principal activo de la empresa”, afirmó Antonio Coimbra, consejero delegado de Vodafone España.

A partir de ahí, la compañía británica defendió la implantación y despliegue de las infraestructuras adquiridas que va a permitir a la empresa reforzarse en las ofertas convergentes, además de tomar el control de una red que podrá ser usada como troncal para el tráficos de datos y voz de sus servicios móviles. La firma dijo que el 96% de los ductos de la red de acceso de Ono son propiedad de la propia operadora.

Vodafone recordó que Ono tiene la mayor red de nueva generación de España con 7,2 millones de hogares pasados, desde la que se dan servicios a 1,9 millones de clientes en 13 de las 17 regiones españolas. La empresa señaló que es la mayor red de nueva generación que hay en España, por delante de las desplegadas por Telefónica, que cubre 3,5 millones de hogares; Jazztel, con 1,2 millones, Euskaltel y la gallega R con 0,9 millones cada uno, y la asturiana Telecable con 0,4 millones. Vodafone aseguró también que, a final de 2015, tendrá una red de nueva generación con 10 millones de hogares pasados frente a los ocho millones de Movistar, y los tres millones de Jazztel y Orange, respectivamente.

De todas maneras, Vodafone mantendrá sus acuerdos de despliegue con el grupo francés. La operadora británica aseguró que la compra de Ono es complementaria con el programa de implantación de redes de fibra óptica puesto en marcha con Orange. Vodafone insistió en que mantiene el compromiso de llevar la fibra a tres millones de hogares en septiembre de 2015, dentro del acuerdo con Orange. No obstante, Coimbra dijo que no se completará la segunda fase del acuerdo para llegar a siete millones a final de 2017.

En cualquier caso, la empresa británica insistió en que el lanzamiento comercial de sus servicios de fibra tendrá lugar en el mes de abril, tal y como estaba previsto con anterioridad.

En términos históricos, Vodafone recordó que Ono ha invertido en su red más de 7.000 millones de euros desde 1998 y actualmente está modernizada con la inclusión de la tecnología Docsis 3.0. En este caso, no obstante, otras fuentes del sector recordaron que la red de Ono no es completamente de fibra, sino que una parte utiliza la tecnología coaxial. Vodafone, en cualquier caso, señaló que la velocidad media de descarga desde la red de Ono es el doble que la de sus rivales más próximos.

En su presentación, Vodafone también insistió en los avances que supondrán la compra de Ono dentro de los rankings del sector de las telecomunicaciones en España. Así, la empresa afirmó que la adquisición le consolidará como segundo operador en España, al alcanzar un volumen de negocio de 5.900 millones de euros (con la base de ingresos de 2013). La firma solo está superada por Telefónica, que en 2013 alcanzó unos ingresos de casi 13.000 millones de euros, y se mantendrá por delante de Orange, con 4.100 millones; Yoigo, con 1.100 millones; y Jazztel, con 1.000 millones.

Además, Vodafone se convertirá en la segunda compañía de telecomunicaciones en España con un total de 17,2 millones de clientes entre el móvil y fijo, por detrás de Telefónica, con 24,9 millones de clientes, y por delante de Orange, con 14,4 millones.

Los números están sobre la mesa. Ahora, Vodafone tiene por delante la dura tarea de la integración de Ono.