Elevó los ingresos un 1,6% aunque el Ebitda bajó un 8,8%

Ono cerró 2013 con unas pérdidas de 25 millones

El grupo defiende el aumento de los ingresos pese a la crisis y la dura competencia

Logotipo de Ono.
Logotipo de Ono. REUTERS

Ono acaba de retratar sus cuentas de 2013.La compañía, que está cerrando el proceso de venta a Vodafone, registró unas pérdidas de 25 millones de euros.

En un comunicado, la operadora ha explicado que los ingresos aumentaron en un 1,6%, hasta 1.598 millones de euros, “con un negativo entorno macroeconómico y una fuerte presión sobre los precios en el sector”.

La compañía ha señalado que cerró el ejercicio con 686 millones de euros de Ebitda, un 8,8% menos con respecto al año anterior por la provisión contable resultante de la compra de Auna. Ono ha indicado que de no incluirse el efecto de esta provisión, el Ebitda se habría situado en 680 millones, un 6,1% menos que en 2012.

El flujo de caja operativo se situó en 422 millones de euros y 57 millones de euros de flujo libre de caja después del pago a cierre de año.

Por segmentos, los ingresos del segmento retail superaron en 2013 los 1.207 millones de euros, lo que supone un ligero descenso de 1,9% respecto a 2012, debido en parte, a la fuerte presión a la baja de los precios que padece esta parte del negocio desde hace varios trimestres.

A su vez, el área de pymes y autónomos (SoHo) cerró el ejercicio en línea con los últimos periodos, y presentó unos ingresos de 97 millones de euros, un 13,3% más que a cierre de año 2012. El negocio de empresas experimentó un crecimiento del 14% en el periodo, hasta los 387 millones de euros.

Ono destacó que el gasto por cliente (Arpu) en la fibra óptica mantuvo una evolución positiva y aumentó un 2,8% frente al año anterior, hasta alcanzar los 55,1 euros. “El potente crecimiento del servicio Ono Móvil ha favorecido este incremento, así como la penetración constante en el mercado del servicio de televisión inteligente, TiVo”, ha indicado la compañía.

Las inversiones acometidas a lo largo del año alcanzaron los 264 millones de euros y estuvieron principalmente centrados en la instalación de productos de valor como las altas velocidades y TiVo a la base de clientes del operador.

Ono ha destacado que en el último trimestre del año, se empezaron a recoger los frutos de su estrategia comercial, “basada en potenciar las altas velocidades, los productos de telecomunicaciones convergentes y los servicios avanzados de televisión como TiVo, hasta alcanzar un total de 5.234.000 servicios contratados a cierre de 2013”.

El operador señaló que se dio un nuevo impulso comercial al negocio, con un crecimiento de 7.000 nuevos clientes solo en el último trimestre del año, hasta alcanzar los 1.868.000 a 31 de diciembre de 2013.

En la banda ancha, la empresa volvió a la senda del crecimiento y cerró el ejercicio con 9.000 nuevos clientes respecto al trimestre anterior, hasta los 1.531.000.