_
_
_
_
_
Editorial

Menos obstáculos para contratar

El crecimiento del empleo siempre ha dependido del crecimiento de la economía, incluso ha necesitado históricamente consistentes avances esta variable para movilizar aquella. Con los cambios aplicados en la normativa laboral en 2012 y los añadidos en diciembre de 2013, los costes agregados del factor trabajo han descendido a niveles tales, que la elasticidad del empleo ha cambiado mucho, y bastan avances modestos en la producción para activar la contratación, tal como se ha demostrado en los últimos meses.

Pero dado que el desempleo es sin duda la variable más dramática de cuantas conforman el paisaje económico, una vez solucionadas las urgencias en las finanzas públicas, en el endeudamiento de los agentes económicos y en los defectos de la competitividad, el Gobierno quiere agitar la contratación. Quiere que el empleo gane consistencia con la utilización del contrato indefinido, dado que su coste se ha abaratado tanto vía de entrada (salario) como de salida (despido), y ha añadido para ello el abaratamiento de las cotizaciones. Y lo ha hecho especialmente para el tejido productivo más generalizado del país, cual es el que forman las microempresas. Ni en materia de normas ni de costes tienen ahora ya las empresas excusas para esquivar la contratación, a poco que se mueva la demanda.

Normas

Archivado En

_
_