La operación está valorada en 13.800 millones

Facebook compra WhatsApp y revoluciona a las telecos

Facebook compra WhatsApp
El cofundador de Facebook Mark Zuckerberg. EFE/Archivo EFE

Facebook ha llegado a un acuerdo para comprar WhatsApp, la popular compañía de mensajería instantánea móvil. Un paso que convierte a la red social en competidor directo de las operadoras de telecomunicaciones.

Mark Zuckerberg, consejero delegado de Facebook, fue muy claro en su primer mensaje en la  conference call con inversores y analistas celebrada anoche, hora española, para explicar el acuerdo para la compra de WhatsApp: “El acuerdo se enmarca en el viaje de Facebook para convertirse en una compañía de telefonía móvil”.

El ejecutivo señaló que cerca de un millón de usuarios de telefonía móvil se descarga cada día la aplicación de WhatsApp, que está en vías de alcanzar los 1.000 millones de usuarios. En la actualidad, ya tiene 450 millones de clientes, de los que entorno al 70% son usuarios activos, es decir, que la utilizan todos los días.

Con este movimiento, Facebook ha sacudido el mercado global de la telefonía móvil. Y es que WhatsApp ha encabezado al conjunto de empresas de internet que ha acabado en los últimos años con el negocio que las operadoras tenían con los mensajes SMS. En la conference call, el director financiero de la red social, David Ebersman, aseguró que el volumen de mensajes de WhatsApp en todo el mundo es casi el mismo que el de los SMS.

Zuckerberg insistió en que WhatsApp es ya líder claro en su negocio en Europa, Latinoamérica, la India y el sureste asiático.

Con este movimiento, Facebook ha hecho la mayor apuesta de su historia. Y es que la operación en su conjunto va a rondar los 19.000 millones de dólares (unos 13.800 millones de euros). La red social pagará 4.000 millones de dólares en efectivo, 12.000 millones en acciones y otros 3.000 millones en títulos restringidos para los fundadores y empleados de WhatsApp. De no cerrarse el acuerdo, que debe ser aprobado por las autoridades reguladoras, ambas partes han acordado una penalización para Facebook de 2.000 millones de dólares.

En términos generales, el desembolso supone algo más del 10% de la capitalización bursátil de Facebook, que al cierre de la sesión de ayer era de 173.400 millones de dólares. Tal y como recordaron diversos medios estadounidenses, la operación es mayor que cualquier adquisición realizada por Google, Apple o Microsoft. De hecho, la mayor compra realizada por Google fue la de Motorola Mobility por cerca de 12.500 millones de dólares, mientras que Microsoft pagó en torno a 8.500 millones por Skype. Apple, por su parte, no ha realizado nunca una adquisición superior a 1.000 millones.

En este contexto, varias de las preguntas planteadas por los analistas a Zuckerberg en la conference call se dirigieron a la cuestión sobre la rentabilidad de la operación o sobre si Facebook ha pagado un precio demasiado alto. El consejero delegado de Facebook dijo que, en su opinión, la publicidad no es la forma más correcta para rentabilizar un sistema de mensajería. No obstante, Zuckerberg explicó que la rentabilidad no va a ser la principal prioridad de Facebook. En esta línea, Jan Koum, consejero delegado de WhatsApp, dijo a los inversores que la prioridad es el crecimiento, insistiendo en que la compañía mira hacia delante con un periodo de tiempo de 10 a 15 años. WhatsApp mantendrá la actual cúpula directiva y funcionará como una división independiente dentro de Facebook.

Los mercados financieros estuvieron muy atentos ante el anuncio. Tras hacerse público el acuerdo, las acciones de Facebook llegaron a caer cerca de un 5% en los mercados fuera de hora. Sin embargo, la bajada perdió fuerza y la red social cerró la sesión en los afterhours con un descenso del 2,6%. En la jornada regular, Facebook había subido un 1,13% hasta 68,06 dólares. De igual forma, durante la sesión, la red social había alcanzado un máximo histórico intradía de 69,08 dólares.

Lo cierto es que Facebook ha prendido fuego a un negocio como la mensajería instantánea en el que ya se han ejecutado operaciones millonarias. La pasada semana, el gigante asiático del mundo de internet Rakuten anunció la compra de Viber por 900 millones de dólares (unos 655 millones de dólares). Este servicio tiene ya cerca de 300 millones de usuarios.

Otros competidores son Line, que tiene 330 millones de usuarios, ChatOn, Telegram (en la actualidad una de las aplicaciones de moda) o Joyn, servicio de mensajería instantánea que impulsan el conjunto de las operadoras de telefonía móvil, encabezadas por Telefónica, Vodafone y Orange. Ahora Facebook, con el control de WhatsApp, puede ser un rival terrible.

Una compra barata

La cifra pagada por parte de Facebook para hacerse con Whatsapp, 19.000 millones de dólares, unos 13.800 millones de euros al cambio, ha retumbado por todos los rincones del planeta. La cifra es, de hecho, la tercera más alta de las que se han pagado en lo que va de 2014, después de la que lanzó Time Warner Cable por Comcast en enero, valorada en más de 60.000 millones de dólares.

Esta no es la primera vez que el mercado se lleva las manos a la cabeza con las cuantiosas ofertas de Facebook: ya consideraron desmedida la compra de Instagram, la red social más popular de retoque de fotografías, por 1.000 millones de dólares y los 3.000 millones con los que tentó a SnapChat. Hay analistas, sin embargo, que apuntan a que la cifra puede no ser excesiva. El banco de inversiones Citi ha afirmado que "la valoración parece razonable, si no conservadora, si se compara con sus competidores" como WeChat, KakaoTalk o Line.

Whatsapp, asegura, presenta grandes oportunidades en áreas como juegos o stickers, servicios en los que Facebook ya es fuerte. "Si Whatsapp es capaz de moentizar a ratios similares a las de las otras app, eso implicaría unos ingresos de entre 1.500 y 2.000 millones de dólares". Cabe recordar que WhatsApp hizo historia al ser la compañía que más rápido alcanzó los 450 millones de usuarios, una cifra que triplica a la que tenía Facebook en su cuarto año (150 millones) y que representa casi el doble de los que tiene la popular Twitter.

Normas