La colocación sindicada recibe demanda por 39.600 millones

El Tesoro emite 10.000 millones y alcanza el 16,6% del objetivo del año

Íñigo Fernández de Mesa, director general del Tesoro.
Íñigo Fernández de Mesa, director general del Tesoro.

El Tesoro no podía dejar pasar la oportunidad de emitir deuda a largo plazo de forma extraordinaria, fuera del calendario, y hoy aprovechó ampliamente la ocasión con una emisión sindicada, aquella en la que los bancos colocadores se dirigen directamente a los inversores, sin que haya subasta. El Tesoro encargó a Santander, BBVA, Goldman Sachs, Barclays, Citi y Société Générale la colocación de deuda a diez años, con vencimiento el 30 de abril de 2024 y que será la nueva referencia a una década para el cálculo de la prima de riesgo española.

La colocación arrancó con fuerza pero la demanda alcanzada en el momento de cerrar el libro de peticiones ha superado a cualquier subasta precedente. Los inversores hicieron peticiones por 39.600 millones de euros, ante lo que el Tesoro decidió adjudicar 10.000 millones de euros, el mayor importe emitido nunca por la institución a través de una colocación sindicada. Hace justo un año, el Tesoro lanzó una emisión sindicada idéntica, también de bonos a diez años, con un resultado que, en su momento fue un éxito pero queda ensombrecido un año después.

En enero de 2013 colocó 7.000 millones con una demanda de 22.700 millones. Y hoy el volumen adjudicado fue superior en 3.000 millones y el precio, inferior en 187 puntos básicos respecto a la de hace un año, lo que da una idea de la mejora de la percepción de los inversores hacia España y del apetito por su deuda soberana.

La fuerte demanda permitió por tanto abaratar el coste de emisión, que partía de un diferencial de 185 puntos sobre mid swap, la referencia habitual en las emisiones de deuda y se redujo por dos veces, hasta los 178 puntos básicos. Así, la rentabilidad del bono adjudicado queda en el 3,845%.
La demanda procedió de más de 450 cuentas inversoras y más del 60% se destinó a inversores no residentes. De este porcentaje los inversores de fuera de la zona euro tuvieron la mayor participación extranjera, destacando el Reino Unido e Irlanda, con un 29%; Estados Unidos con un 8%; y los países escandinavos con un 6%. Entre los mayores inversores de la zona euro destacaron Francia con un 5% y Alemania con un 4%, según la información facilitada por Economía.

Por tipo de inversor, la mayor participación correspondió a gestoras de fondos, con el 41% del total, seguidas de las tesorerías bancarias con un 32% y de aseguradoras y fondos de pensiones que han participado con un 17%. Finalmente, los bancos centrales han participado con el 4% del total.


La fuerte demanda en la emisión sindicada tuvo también su efecto en el mercado secundario. La rentabilidad del bono a diez años llegó a caer durante la jornada al 3,67%, para quedar de nuevo sobre el 3,7% al cierre. Desde Ahorro Corporación explican que en las emisiones sindicadas el Tesoro suele ofrece una prima para los inversores, por la que se vende el bono por debajo del precio del mercado secundario para hacerla más atractiva y así poder emitir una cantidad superior.

Esto favorece que los inversores hagan peticiones muy elevadas, ya que en la adjudicación se realiza un prorrateo por el que se les asignará finalmente una cantidad inferior a la pedida, lo que explicaría que la demanda total haya rozado los 40.000 millones de euros, un volumen récord para las emisiones sindicadas del Tesoro y también muy lejos de la demanda de las mejores subastas. El Tesoro sin embargo ha adjudicado más importe del previsto, que se esperaba oscilara entre los 6.000 y 8.000 millones de euros. Y esto ha provocado una venta posterior en el mercado secundario, sin que exista al final prima para el inversor.

El 16,6% del objetivo a largo plazo

Con la subasta sindicada, el Tesoro ha conseguido ya el 16,6% del objetivo previsto en emisiones a medio y largo plazo para todo 2014. El Tesoro ha realizado ya en lo que va de año emisiones por un total de 26.033 millones de euros, de los que 22.096 forman parte del programa de financiación a medio y largo plazo –bonos y obligaciones, no letras–, que asciende a un total de 133.300 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar