España: Situación macro y del Ibex (1)

El Ibex 35 cotiza casi 70x PER 2013E, pero a 15,5x PER 2014E, lo cual implica una mejora sustancial de los beneficios para el año que acaba de dar comienzo.

El PER de 2013 hay que mirarlo con escepticismo, ya que la sobre provisión del sector bancario por los reales decretos sobre el sector aprobados por el gobierno en 2012 y 2013, junto con los 19bn de pérdidas de Bankia, han desvirtuado el beneficio real del Ibex 35.

Sin embargo, 2014 será un año más normalizado al no existir las abultadas provisiones extraordinarias de la banca. Se esperan que los beneficios empresariales de las compañías que componen el Ibex 35 crezcan en torno al 20% (si excluimos las pérdidas de Bankia), o un +354% si las incluimos. Si es así, el Ibex no está barato, pero tampoco está caro. Además, el riesgo es más al alza que a la baja si nos basamos en las tendencias macroeconómicas que ahora repasaré.

Las principales instituciones de análisis macroeconómico, esperan que el PIB español vuelva a crecer después de una larga y dura recesión. Las diferencias de expectativas de crecimiento para España son muy amplias, así, hay instituciones que esperan un rebote muy moderado y otras, un rebote de más del 1%.

Lo que sí hay que tener muy claro es que las primeras beneficiadas serán las empresas, mucho antes que la economía real y mucho más que el consumidor. Las compañías españolas llevan reduciendo los costes fijos e incrementando la eficiencia todos estos años de crisis, siendo el consumidor o los trabajadores los más damnificados, pero la primera derivada es que crecerán las ventas y los costes fijos permanecerán contenidos, por lo que los beneficios de las empresas, gracias a los márgenes, van a sorprendernos positivamente.

Con una tasa de paro superior al 25%, es evidente que los empleados y/o sindicatos tienen poco poder de negociación, por lo que la primera derivada del crecimiento económico será la mejora de márgenes y la mejora de beneficios, para posteriormente empezar a ver que las compañías empiezan a contratar personal con más alegría.

La composición del PIB español ha cambiado de manera relevante, pasando de depender casi exclusivamente de la demanda interna, a ser un país exportador. El crecimiento de las exportaciones tiene dos impulsos: la devaluación interna (bajada de precios y bajada de salarios) que ha provocado que España sea más competitiva, y el mayor esfuerzo empresarial en vender productos y servicios fuera de nuestras fronteras.

La incursión de las compañías españolas en el mercado global de las exportaciones, ha amortiguado parcialmente el número de desempleados de los últimos meses, ya que la producción doméstica ha comenzado a repuntar para abastecer los pedidos del extranjero. Si España evoluciona como la teoría macroeconómica ilustra, la inversión será la siguiente gran variable que dará signos de mejora, y ésta lleva consigo la creación de empleo inequívocamente. La creación de empleo, es la variable más relevante para conseguir que el maltrecho consumo privado de signos de mejora, y éste, que explica más del 60% del PIB, será el encargado de estabilizar la demanda interna y el crecimiento del PIB en niveles más cercanos a la normalidad. Lo he resumido en un párrafo, pero son años de evolución.

Dicho la situación y probable evolución de la economía española, no hay que dejar de analizar la valoración de las empresas cotizadas, y éstas aconsejan ser algo más prudente aunque sin olvidar la potencial mejora de los beneficios hasta alcanzar los niveles de 2007-2008. Es evidente que los beneficios empresariales del Ibex van a mejorar considerablemente, la estabilización o mejora de los ingresos, la mejora de los márgenes y los bajísimos costes financieros por los niveles de tipos de interés actuales, aseguran la mejora de la cuenta de pérdidas y ganancias. Ahora bien, todo tiene un precio: barato, justo o caro.

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

Normas
Entra en El País para participar