El Gobierno aplaza varios decretos y la orden de peajes
La crisis de la Cesur empantana toda la reforma eléctrica

La crisis de la Cesur empantana toda la reforma eléctrica

La anulación de la Cesur rompe el calendario de la reforma.

La Comisión Delegado para Asuntos Económicos aprobó este jueves varios de los decretos que formaban parte de la ambiciosa reforma eléctrica anunciada por el Gobierno el pasado julio. Una vez ratificada la nueva Ley del Sector Eléctrico en el Congreso, los planes del Gobierno eran que los múltiples decretos que la desarrollan fuesen viendo la luz en estos días.

 Sin embargo, la crisis desatada por la anulación de la subasta Cesur por parte de la CNMC y la consiguiente intervención de los precios eléctricos, lo ha empantanado todo. Ysi la reforma ya llevaba retrasos, con lo acontecido el viernes la incertidumbre es máxima. De momento, el Gobierno ha aplazado la aprobación de varios decretos prevista para el Consejo de Ministros del viernes.

La Comisión Delegada dio el visto bueno a los reales decretos sobre el transporte y la distribución, que, por cierto, el Consejo de Estado tuvo que ver en tiempo récord:cuatro días. También fue analizada otra norma, en este caso un decreto-parche para subsanar uno de los problemas derivados de la propia reforma.

Según fuentes del sector, se trata de una norma para permitir que las renovables puedan cerrar las cuentas de este ejercicio, lo que ha llevado a algunas, como Acciona, a suspender el pago de dividendos. El RDL de medidas urgentes para la sostenibilidad del sistema eléctrico de julio elimina el actual mecanismo de primas, que será sustituido por una nueva retribución basada en estándares de costes de operación y de inversión. En tanto se aprueban, las afectadas siguen cobrando primas a cuenta.

Como los reglamentos de esta norma (el RD de Renovables y una orden con los citados estándares elaborados por el IDAE con la ayuda de dos consultoras) no se han aprobado ni se aprobarán hasta principios del año que viene, los administradores de las empresas eólicas y solaresno pueden cerrar las cuentas, a las que las auditoras harían salvedades. El Gobierno quiere subsanar una grave situación que podría llevar a la quiebra a muchas pequeñas empresas fotovoltaicas a las que sus bancos acreedores podrían obligarles a reclasificar su deuda.

Para evitarlo, con la nueva norma, el Gobierno permitirá que el cobro de las primas de este año sea firme sean a cuenta, por lo que podrán cerrar el ejercicio. Eso sí, como el objetivo es un recorte de los ingresos de las empresas de 750 millones en el segundo semestre de este año, lo cobrado de más lo devolverían al año que viene. ¿Cómo? descontándoselo a las compañías en nueve liquidaciones o más, en las que no se detraerían más del 40% de los ingresos de las empresas.

Además de dar salida a estas normas el pasado viernes, el Consejo de Ministros tenía previsto aprobar el próximo el RD de Renovables, que está pasando el trámite (por vía urgentísima)del Consejo de Estado. En tanto no se apruebe este decreto, no podrá hacerse lo propio con la orden de los estándares.

También se desconoce el destino del RD sobre comercialización, por la que se elimina la actual nombre de tarifa de último recurso (TUR) y se sustituye por el de previo voluntario al consumidor.

 

Qué pasará con la orden de peajes de enero

El viernes nada se sabía del proyecto de orden ministerial de las tarifas de acceso a las redes o peajes que, según ha venido declarando estos últimos días el ministro de Industria, José Manuel Soria, subirán una media del 2% en enero (el 1% del recibo). La orden debería ser dictaminada por el consejo de la CNMCen los próximos días, previo trámite de audiencia del consejo consultivo de la electricidad de este organismo, para que pueda entrar en vigor el día 1.

Habitualmente, el Ministerio de Industria esperaba a la celebración de la Cesur para fijar los peajes: si aquella subasta que marca el precio de la energía de la factura de la luz, resultaba muy alta, congelaba los peajes o los subía ligeramente, y aprovechaba cuando bajaba para subir más los peajes. Con estos, que son la parte regulada de la factura de la luz, como le gusta recordar a Soria, se financian los costes del sistema, como son el déficit de tarifa o las primas de las renovables. El Gobierno está obligado a revisar estas tarifas en enero, pero ya el año pasado hizo algo sin precedentes: aprobarlos en febrero con carácter retroactivo desde el 1 de enero.

El caos y la incertidumbre en los que está sumido el sistema eléctrico hace pensar que también este año el Gobierno podría posponer la revisión de esta tarifa más allá del día 1 de enero. El Gobierno se encuentra ahora ante dos problemas:ver las consecuencias de su decisión de anular la subasta eléctrica y trabajar para mejorar el mecanismo o cambiarlo.

Tras alabar las virtudes del mercado, de cuyo resultado no se ha querido responsabilizar, el Gobierno ha cortado por lo sano anulando una subida de la tarifa que no le convenía. “Poco lo hizo –aseguran los críticos– cuando el precio de la Cesur caía”.

Normas
Entra en El País para participar