Se aplica por primera vez el tributo del 20%
Instalación de los bombos del sorteo de loteria de Navidad.
Instalación de los bombos del sorteo de loteria de Navidad.

Si le toca el Gordo de Navidad, Montoro se llevará 79.500 euros

Los primeros 2.500 euros están exentos, el resto se grava con un tipo del 20%

Si el premio recae sobre una empresa, debe tributar al 30% en el impuesto sobre sociedades

El sorteo de El Gordo de Navidad del próximo domingo será el primero en el que se aplicará el impuesto sobre la lotería que entró en vigor en enero de 2013. El tipo impositivo de este nuevo tributo es del 20% y los primeros 2.500 euros de ganancias están exentos. Así, los afortunados que tengan un décimo agraciado con el primer premio no cobrarán 400.000 euros, sino 320.500 euros. Dicho de otra forma, Hacienda se llevará 79.500 euros. 

Para asegurar el cobro, la legislación contempla que se aplique una retención en la fuente. Será la Administración de lotería correspondiente quien retendrá el 20% del premio. Así, los ganadores ya cobrarán el dinero del premio con un descuento del 20% y no deberán presentar ninguna declaración adicional ante la Agencia Tributaria.

¿Y si el premiado es una empresa en lugar de un particular? La exención vigente en el IRPF hasta 2012 nunca tuvo su equivalente en el impuesto sobre sociedades. Así, cuando una empresa era premiada, el beneficio tenía la consideración de ingreso extraordinario y tributaba al 30%. Ahora, con el nuevo gravamen, la empresa agraciada sufrirá una retención del 20% al cobrar el premio y deberá pagar un 10% adicional cuando liquide el impuesto sobre sociedades. Precisamente por este motivo, resulta infrecuente que sea una empresa quien figure como ganadora de un premio de lotería. Aunque el décimo agraciado haya sido adquirido por una sociedad, lo normal es que el premio se cobre en calidad de "persona física" para evitar pagar más impuestos.

El nuevo impuesto supuso eliminar la exención en el IRPF para los premios de Loterías y Apuestas del Estado (LAE), de la ONCE, de la Cruz Roja y de los sorteos organizados por las comunidades autónomas. El ministerio de Hacienda había previsto recaudar este año  836 millones con el gravamen sobre loterías y, hasta octubre, solo se habían ingresado 207 millones. Es cierto que la mayor parte de las ventas de Loterías y Apuestas del Estado se produce en Navidad, sin embargo, parece improbable que se cumplan las previsiones del Gobierno. 

Con o sin gravamen especial sobre loterías, el juego siempre ha sido un buen negocio para las arcas públicas. A pesar de la bajada en las ventas, LAE sigue siendo la sociedad estatal más saneada y sus beneficios se ingresan en el Tesoro Público. En 2012, LAE aportó 1.600 millones a las arcas públicas y, además, pagó 849 millones por el impuesto sobre sociedades. 

Normas
Entra en El País para participar