Bruselas debe autorizar las ayudas públicas
Fachada de una oficina de Novagalicia en Madrid.
Fachada de una oficina de Novagalicia en Madrid.

El FROB espera la respuesta de la CE sobre las seis ofertas por Novagalicia

El FROB ha presentado a Bruselas las seis ofertas vinculantes que se remitieron el lunes a la institución que dirige Antonio Carrascosa para la compra de Novagalicia. España necesita la autorización de la Comisión Europea para conceder nuevas ayudas públicas, algo que las firmas interesadas por la entidad gallega han pedido en forma de esquema de protección de activos (EPA). Además, debe dar su aprobación a los proyectos. Banesco es el único banco que se compromete a mantener la red actual de oficinas.

El Gobierno quiere dar carpetazo definitivo a la subasta de Novagalicia antes de que finalice el año para poder iniciar en el primer semestre de 2014 la puja por Catalunya Banc. Pero parece que la subasta de la firma gallega está condenada a solucionarse en una segunda vuelta en la que ganará la mejor oferta, aunque la diferencia de precio sea solo superior a un euro. Ahora exige que sea un 50% superior a la siguiente y que sea más elevada en al menos 200 millones de euros.

CaixaBank, Santander, BBVA, Banesco, Guggenheim y el consorcio formado por JC Flower en asociación con OakTree han sido finalmente las seis ofertas que han decidido presentar propuesta vinculante por Novagalicia. Gran parte de las ofertas han pedido esquemas de protección de activos (EPA) para cubrir las posibles pérdidas futuras que se deriven de la morosidad futura, el conflicto que mantiene con la aseguradora Aviva por su acuerdo de negocio, y que puede sumar una indemnización de 450 millones de euros, a lo que se suma la depreciación de activos inmobiliarios que se transpasaron a Sareb. Todo puede alcanzar los 1.000 millones, de ahí que la banca haya querido protegerse con la petición de EPA.

El FROB ha presentado a Bruselas las seis ofertas que han acudido a la subasta. España necesita autorización de la Comisión Europea (CE) para conceder nuevas ayudas públicas, es decir, EPA. Además, Bruselas debe dar la aprobación a las ofertas presentadas por Novagalicia, entidad que ha recibido 9.000 millones de euros en ayudas públicas, de las que 5.500 millones fueron aportados por Europa.

La solución de Novagalicia, de esta forma, vuelve a estar supeditada a Bruselas, aunque se espera que su respuesta sea rápida, para poder iniciar una segunda vuelta mañana jueves o el viernes, apuntan fuentes del proceso. Las mismas fuentes, de hecho, aseguran que el FROB tiene previsto reunirse mañana. De momento, las ofertas presentadas por los cuatro bancos –CaixaBank, Santander, BBVA y Banesco– todas, a excepción de la firma venezolana, incluyen el cierre de oficinas, dadas las duplicidades existentes. Banesco se ha comprometido a mantener todo el empleo y la red de casi 600 sucursales que tiene Novagalicia, de las que la mitad aproximadamente se encuentran en zonas de baja rentabilidad o rural.

La idea de Banesco es evitar la exclusión financiera de un alto porcentaje de la población gallega, sobre todo en las zonas rurales donde dependen de una sucursal de Novagalicia para realizar sus operaciones bancarias. Banesco también se ha comprometido a mantener el empleo y a aumentar el crédito a pymes y familias. En Galicia esperan que sea Guggenheim o Banesco el ganador de la subasta. Pese a ello, parece que CaixaBank es la favorita del mercado y de una parte del Gobierno.

 

Normas