España estudia habilitar algunos como hoteles
Faro de Spartivento, en la isla de Cerdeña, convertido en un hotel de cinco estrellas.
Faro de Spartivento, en la isla de Cerdeña, convertido en un hotel de cinco estrellas.

¿Dormir en un faro? Solo al alcance de unos pocos

El ministerio de Fomento anunció esta semana que convertirá algunos de los faros de la costa española en hoteles, a través de concesiones a empresas privadas. España tiene 187 faros, de los que 55 están habitados, si bien en todos ellos su funcionamiento está mecanizado.

El destino de esos faros, de los que aún se desconoce el número, será su conversión en hoteles boutique, pequeños establecimientos de cuatro o cinco estrellas con pocas habitaciones donde primará la exclusividad.

Los interesados en adquirir la concesión de un faro, deberán solicitársela a Puertos del Estado, organismo que estudiará la viabilidad de cada proyecto y su posible rentabilidad. Fuentes del sector hotelero español han asegurado que desconocen aún el proyecto de privatización de los faros y creen que resultará interesante para pequeños hosteleros locales o aquellos enfocados a los hoteles boutique.

La futura concesión de los faros españoles para su conversión en hoteles seguirá los pasos dados por Italia, donde el anterior Gobierno, presidido por Mario Monti, estudió poner a la venta o arrendar algunos de sus faros para reducir la deuda del país en 2012. De todos ellos, el único que se ha convertido en hotel es el del faro de Spartivento, en la isla de Cerdeña, convertido en un exclusivo establecimiento hotelero de cinco estrellas y de solo seis habitaciones con unos precios que van de los 500 euros por noche y habitación, en temporada baja, a los 34.500 euros, el coste de las seis habitaciones durante una semana en temporada alta.

El propietario del Spartivento tiene una concesión del Estado de 38 años por la que paga 3.000 euros al mes en concepto de alquiler a la administración regional, además de haber hecho frente de los costes de la reconstrucción del faro y habilitación para uso hotelero. Además, otros 14 faros de Cerdeña están buscando inversor para su adaptación como hotel.

Mientras en Croacia, los 13 faros repartidos por toda la costa adriática que están habilitados como alojamiento están gestionados por la empresa pública Plovput, fundada en 1992. Los faros habilitados son apartamentos habilitados para hasta ocho personas, que tienen una estancia mínima de dos noches y un precio que va de los 209 euros por noche a los 1.199 euros.

Los faros son más que numerosos en Reino Unido y están bajo el cuidado del Trinity House, la autoridad pública portuaria británica, que a medida que estos dejaban de ser útiles para los barcos procedió a su venta y utilizados como hoteles o viviendas particulares. Uno de ellos es el de Burnham, en las cercanías de Bristol, que alquila sus tres habitaciones durante un mínimo de cuatro días desde 700 libras, unos 850 euros.

Además, es posible incluso adquirir un faro en la costa de Gales, por 975.000 libras, unos 1,2 millones de euros, que está habilitado para su uso como vivienda

Noruega, por su parte, tiene habilitados unos 30 faros como alojamientos hoteleros. Uno de los más llamativos se encontraba en Aalesund. El faro de Svinoey era el único edificio de la isla a la que se accede en helicóptero. Pero el Gobierno noruego decretó en 2012 que solo podrían realizarse a la isla vuelos para mantenimiento y reparaciones del faro, cerrándose la posibilidad de su uso para los turistas.

 

 

Normas
Entra en El País para participar