Se da un máximo de dos años para conseguirlo
Zona comercial del aeropuerto de Barajas.
Zona comercial del aeropuerto de Barajas.

Aena busca elevar sus ingresos comerciales al 30% del total

Tiendas, aparcamientos, alquiler de coches, etcétera, pesaron en 2012 un 20% en las ventas

Los cambios que Aena ha introducido en la explotación de sus aeropuertos, más allá de las tarifas que pagan las aerolíneas, van a aflorar un previsible incremento del 17% en los ingresos comerciales para 2014, año en que la compañía que preside José Manuel Vargas abrirá hasta un 60% del capital a inversores privados.

La facturación comercial esperada se eleva hasta los 788 millones, desde los 679 millones de 2012, último ejercicio cerrado. Un año antes, con el PSOE en el Gobierno, Aena declaró unos ingresos en esta parcela de 667 millones sobre una cifra de negocio total de 2.475 millones. El objetivo marcado a partir de 2016 es rebasar los 1.000 millones anuales por la explotación de tiendas, aparcamientos, restaurantes, alquiler de vehículos, salas, publicidad, etcétera.

El nuevo equipo gestor licitó las tiendas duty free (40.000 metros cuadrados) de 26 aeropuertos en lo que es el mayor concurso de estas características visto hasta ahora en el mundo. World Duty Free y Aldeasa fueron las adjudicatarias y los ingresos mínimos garantizados para Aena a lo largo de los próximos siete años alcanzan los 2.100 millones. Son 300 millones por ejercicio frente a los 122 millones de 2012. De hecho, el de las tiendas libres de impuestos ya era, con esa cifra, la principal fuente de ingresos del área comercial de Aena. Su peso suponía el 18,2% sobre el total.

La previsión al alza del negocio comercial es clave a la hora de vender Aena a los inversores. La firma debe hoy el 20% de su cifra de negocio a la explotación comercial, por el 80% que pesan las tarifas aeroportuarias. La intención del actual equipo gestor es que la cuota suba al entorno del 30% entre 2014 y 2015.

Más espacio para tiendas

Otro proyecto en marcha es el de la ampliación de los espacios comerciales un 57% de aquí a 2016, pasando de los 15.800 metros cuadrados del año pasado a cerca de 29.000 metros cuadrados. Aeropuertos como Barajas, El Prat o Málaga-Costa del Sol contarán con nuevas áreas. En Madrid, que gana 9.500 metros cuadrados de espacio para tiendas, se ha incidido en la introducción de primeras marcas frente a las anteriores concesionarias. Así, las referencias más conocidas a pie de calle pasan de un 18% a casi el 80% del total en Barajas.

Aena prevé para este ejercicio 1.491 millones de euros de ebitda y un beneficio de 308 millones, creciendo desde los 870 millones de 2011 en el caso del ebitda y superando las pérdidas de 215 millones de hace dos años. Un escenario que permite el esperado estreno bursátil esperado para marzo o abril de 2014.

Con niveles de deuda neta en el entorno de los 12.000 millones, la firma que preside José Manuel Vargas ha mejorado su ratio frente al ebitda desde las 14 veces hasta 7,8 veces. También resulta clave la recuperación del flujo de caja, que fue de 565 millones en rojo en 2011 y se estima en cerca de 600 millones en positivo al cierre de este 2013.

El plan de reactivación de Aena choca con la crisis y la necesidad de moderar la subida de tarifas, además de bonificar nuevas rutas. El impacto de la primera decisión es de 100 millones anuales a nivel de ingresos de aquí a 2018. En cuanto a la eliminación de la tasa de pasajeros el próximo año en nuevas rutas y la rebaja del 75% en el volumen extra de viajeros en las ya establecidas, se espera un coste a nivel de ebitda de 50 millones en 2014.

Ambos retrocesos se verán compensados con la mayor eficiencia de la compañía (el ahorro derivado de la reestructuración de plantilla, con 1.300 salidas, es de 200 millones por ejercicio), la recuperación el próximo año de un 2% de clientes respecto a 2012 (194 millones) y la citada mejora de los ingresos comerciales en la red de aeropuertos.

En cuanto a la parcela tarifaria, Aena viene de un déficit (diferencia entre los costes y su recuperación por la vía de las tasas) de 850 millones, hace dos años, a los actuales 250 millones. El reto es dejarlo en cero en 2018. Entonces se congelarían e incluso bajarían las tarifas que pesan sobre las aerolíneas, según ha manifestado José Manuel Vargas.

Cada pasajero se dejaba una media de 3,46 euros en 2012

El último ejercicio declarado por Aena, el de 2012, culminó con una caída de pasajeros del 5% y un ligero repunte en las ventas comerciales de los aeropuertos. Una circunstancia que elevó de 3,20 a 3,46 euros los ingresos comerciales por pasajero. Los siete mayores aeropuertos de la red aportaron el 77% de los 679 millones facturados, con Barajas y el El Prat como los centros comerciales más atractivos. Aena consechó en el aeropuerto madrileño el 26,4% de la facturación comercial global, por el 20% en la infraestructura catalana.

La principal actividad de explotación comercial fue la de las tiendas libres de impuestos (18,2% sobre el total de la facturación), seguida por el alquiler de vehículos (14,3%), los aparcamientos (13,7%) restauración (12,6%), otras tiendas (11,5%), arrendamientos de terrenos e inmuebles (9,8%) o publicidad (3,7%).

Normas