La filial de EE UU duplicará beneficios en tres años

Botín: "Es un momento fantástico para España. Llega dinero de todas partes"

El presidente del Banco Santander asegura que es "un momento fantástico para España"

 

“Es un momento fantástico para España. Llega dinero de todas partes”. Así de optimista se mostró hoy el presidente de Banco Santander, Emilio Botín. El banquero aseguró que el banco en Estados Unidos duplicará sus beneficios en Estados Unidos en tres años para ganar 2.000 millones de dólares (1.400 millones de euros). En España el grupo ganará en 2016 unos 3.000 millones de euros (en el primer semestre ganó solo 43 millones).

Aunque Botín suele ser optimista en sus exposiciones públicas, pocas veces ha rebosado tanta euforia en sus mensajes como hoy. Puede que sea en parte porque ha cumplido uno de los sueños de cualquier banquero español, aunque por ahora solo cumplido en su caso. Botín protagonizó hoy junto al alcalde de Nueva York Michael Bloomberg el cambio de marca de la filial del grupo en Estados Unidos, dejó de llamarse Sovereign para pasar a denominarse Santander.

En este escenario, Botín explicó a un grupo de periodistas españoles, que “es un momento fantástico para España. Llega dinero de todas partes”, explicó, y añadió que “en los últimos meses se ha producido un cambio muy drástico en España. Ha vuelto la confianza en España”.

Este optimismo también se reflejó cuando se refería al momento que vive en la actualidad el grupo. Hizo toda clase de comparativas con la banca internacional, todas positivas, y recordó que hacía 45 años Santander era un banco de provincias y ahora “es el primero del mundo por banca retail, el sexto por marca y ocupar el puesto número 11 por capitalización bursátil”.

Botín quiso así enterrar la crisis, y eligió Estados Unidos. Recordó que hace cuatro años el grupo también cambió la marca de Abbey a Santander en Reino Unido. Entonces el día, recordó, era muy frío e incluso nevó.

En Estados Unidos el banco espera duplicar sus beneficios en tres años, para ganar en 2016 unos 1.400 millones de euros al cambio actual. Un reto si se tiene en cuenta que Sovereign es un banco pequeño y no muy conocido en el país. Aunque para llegar a este resultado cuenta con el apoyo de Santander Consumer, que acaba de firmar uno de los contratos más importantes del país de financiación a coches, con Chrysler. También cuenta con el apoyo de Santander Investment y con la filial de Puerto Rico.

Pese a ello Santander, cuyo nombre no se le identifica con un banco español, según reconoció el responsable de la filial estadounidense del grupo, Román Blanco, tiene una ardua labor que realizar en EE UU. Lo que es solo Banco Santander (antes Sovereign) cuenta apenas con una cuota de mercado en los 9 estados del noreste del país en los que opera del 3,6%, frente al 10% de cuota que es la media que busca el grupo en los mercados en los que tiene presencia.

El reto es alcanzar esta cuota, aunque no hay plazo para ello. Eso sí, el crecimiento será orgánico, pero no descarta “aprovechar oportunidades”. De momento, ha puesto en marcha un plan estratégico a tres años para captar clientes y negocio en sus 714 oficinas.

El próximo 28 de octubre lanzará al mercado un “atractivo producto” con el que pretende aumentar un 5% su actual base de clientes, que es de 1,7 millones, subir un 3% el número de pymes, que es de 140.000 y el de empresas, de 16.000 a mejorar de un 5% a un 10% al año.

Aprovechando el cambio de marca, el grupo realizará una campaña de publicidad protagonizada por Robert de Niro, actor que jamás había realizado campañas en televisión. El producto elegido consistirá en regalar a cada cliente que domicilie su cuenta en el banco 10 dólares al mes y otros 10 dólares por cada dos recibos. “Es un producto muy novedoso para Estados Unidos”, explicó Blanco.

Botín también aprovechó para ser más optimista con respecto al futuro del grupo en España que lo fue hace unos días el consejero delegado, Javier Marín. Afirma que ganará en España 3.000 millones de euros en 2016, gracias a las menores provisiones y reducción de costes, sobre todo. Marín afirmó que en tres años (2014 a 2016) el banco sumaría en España 3.000 millones en beneficio bruto. En el primer semestre ganó en España 43 millones, mientras que el pasado año tuvo pérdidas.

Normas