Hacienda paraliza temporalmente las entregas a las regiones que habían recurrido al FLA

Los proveedores cobrarán íntegras las deudas con las autonomías

El Ejecutivo sigue ultimando los detalles del plan para poner a cero el contador de la deuda comercial en España. Tras haber cerrado la fase que incluía a ayuntamientos, sectores prioritarios como educación y sanidad y a proveedores que no pudieron beneficiarse del anterior plan, ahora está cerrando el programa para que las comunidades autónomas salden sus deudas con sus proveedores. Estas disponen hasta el 23 de octubre para presentar las facturas y a partir de esa fecha seguirá el proceso para el cotejo de las mismas y la presentación de los planes de ajuste con los que harán frente las regiones al abono de las facturas. Fuentes empresariales creen que el importe de las deudas podría superar los 7.000 millones.

Desde Hacienda reconocen que los proveedores cobrarán íntegro el principal de la deuda, pero que tendrán que renunciar a los intereses de demora, que la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad cifra en 1.336 millones de euros. El Ejecutivo además ofrece, al igual que en el primer plan de pago a proveedores, la posibilidad de que aquellas empresas con mayores problemas de liquidez puedan pedir el adelanto del pago de las facturas a los bancos, asumiendo el coste financiero de la operación.

Las deudas se empezarán a cobrar a partir del 1 de diciembre y ello ha obligado a paralizar temporalmente el abono de las facturas que pagan las autonomías al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA). Algo de lo que se ha quejado el Ejecutivo catalán, que dispondrá de 1.700 millones de euros menos de lo previsto para acabar este año debido a las nuevas reglas de funcionamiento del FLA y del plan de pago a proveedores.

Montoro aclaró que su departamento no puede autorizar aún el desembolso de todo el FLA para evitar financiar dos veces las mismas facturas.

Normas