El ingreso tan bajo enfurece a la plantilla
Donuts paga 140 euros a cada uno de sus trabajadores

Donuts paga 140 euros a cada uno de sus trabajadores

Panrico ha empezado a cumplir con los pagos atrasados a sus trabajadores. Ayer la empresa fabricante de las marcas Donuts y Bollycao ingresó en las cuentas de sus 4.000 trabajadores 140 euros a cada uno de ellos como parte de la nómina del mes de septiembre, según confirmaron a CincoDías fuentes sindicales. En el caso de los autónomos, el lunes la compañía repartió 750 euros por persona para que pudieran hacer frente a los costes de distribución, principalmente gasolina.

Con estas entregas Panrico efectúa el compromiso adquirido con la plantilla de ir repartiendo semanalmente el pago de las nóminas atrasadas. El de ayer es el primer pago de un proceso que se repetirá hasta que la compañía recupere las líneas de crédito de los bancos y las de proveedores. Según la empresa, la semana que viene continuará con los pagos.

En total, Panrico ha desembolsado alrededor de 500.000 euros, la cantidad mínima prometida. Con ello pretende calmar algo la crisis abierta el pasado mes de septiembre, momento en que la dirección comunicó que suspendía temporalmente el pago de las nóminas para poder abonar el dinero de los proveedores.

La medida ha enfurecido a los sindicatos que la califican de “tomadura de pelo” y consideran que la empresa dispone de “la suficiente tesorería para hacer frente a la situación y desbloquear la huelga”.

Los representantes de los trabajadores creen que la cantidad ingresada, aunque cumple con las promesas de la empresa, está muy lejos de sus pretensiones por lo que lo más probable es que no se desbloquee el conflicto y exijan una cantidad superior para los próximos atrasos.

La huelga sigue su curso

La desconfianza de los empleados sigue siendo elevada y prueba de ello es el paro indefinido convocado para el 13 de octubre. La huelga es uno de los temas que centrarán la reunión de hoy en Madrid, pero si se atiende a los últimos movimientos efectuados por la empresa los sindicatos creen que es “muy difícil” que se dé marcha atrás.

El ingreso de las nóminas son un punto clave para los trabajadores. De hecho, los sindicatos lo valoraban como un gesto significativo de cara a las negociaciones que hoy comienzan. En su opinión estos pagos son las señales más evidentes que confirmarían las supuestas buenas intenciones de Panrico después de que la compañía se declarara en preconcurso de acreedores para poder negociar la deuda con sus proveedores.

En la cita prevista para este jueves, la empresa y los representantes de los trabajadores analizarán la situación actual y tratarán de buscar una salida al conflicto abierto hace apenas dos semanas cuando Panrico anunció su nuevo plan para reducir gastos en 50 millones de euros.
Entre las medidas presentadas por Carlos Gila, el nuevo consejero delegado, se encuentran un expediente de regulación que empleo (ERE), que afecta a 1.900 empleados, y una bajada de salarios de entre el 35% y el 45%.

Además del pago de las nóminas y la reestructuración de la plantilla otro de los asuntos a tratar será el nuevo plan industrial en el que trabaja la empresa y que estaría listo para poner en marcha de manera inmediata.

Normas