Apunta a "una estabilización o leve avance" de la actividad
Vista de la fachada del Banco de España. EFEArchivo
Vista de la fachada del Banco de España. EFE/Archivo EFE

El Banco de España también espera que la recesión acabe este trimestre

El Banco de España avanza que el PIB podría haber crecido en el tercer trimestre del año, tras nueve trimestres en negativo, según señala la institución en el boletín económico correspondiente al mes de septiembre.

 En concreto, el Banco de España detalla que la información más reciente referida al tercer trimestre apunta, en su conjunto, a una prolongación de la tendencia que se viene observando desde el inicio del año hacia un evolución cada vez menos negativa de la actividad.

“De este modo, la información disponible, todavía parcial e incompleta, sería coherente con una estabilización, o incluso con un leve avance del producto en el periodo julio-septiembre”, señala el supervisor financiero.

En cuanto al consumo privado, asegura que los indicadores que miden la confianza de los hogares y de los comerciantes minoristas mejoran en julio y agosto respecto a los meses precedentes.

Sobre la inversión en bienes de equipo, la institución gobernada por Luis María Linde afirma que la información disponible arroja señales divergentes, con una mejora de los indicadores de opinión y un “ligero empeoramiento” de los cuantitativos.

En el caso de la inversión en construcción, asevera que la tendencia “marcadamente contractiva” del primer semestre del año podría haberse atenuado en cierta medida entre julio y septiembre.

Debilitamiento de los flujos comerciales

Por el contrario, el Banco de España asegura que en julio experimentaron un “debilitamiento notable” los flujos comerciales, aunque cree que esta evolución podría deberse a algún fenómeno transitorio que haya afectado a la estadística de Aduanas.

De hecho, afirma que no se ha detectado un pérdida de tono ni del comercio mundial ni de la demanda final de la economía española (que constituyen las variables de escala de las exportaciones e importaciones, respectivamente).

En cuanto al turismo, el Banco de España asegura que los indicadores del mes de julio apuntan a una continuación de la evolución favorable de esta rúbrica exportadora. Así, tanto las entradas de turistas no residentes como la cifra de sus pernoctaciones en hoteles aumentaron en el séptimo mes del año.

Sobre la balanza de Pagos, el supervisor financiero indica que los datos de junio muestran que la economía continuó registrando un saldo positivo, como en los meses precedentes. Así, el conjunto del semestre se saldó con una capacidad de financiación de 5.300 millones de euros.

Por el lado de la oferta, la información relativa a la actividad industrial apunta, en su conjunto, a un mantenimiento del tono “algo más favorable” observado en el segundo trimestre del año, mientas que los datos del sector servicios también apuntan a una “evolución más favorable”.

Por otra parte, en un análisis específico sobre los efectos de la última reforma laboral, el organismo supervisor indica además que la tasa de creación de empleo ha prolongado la tendencia descendente que se venía observando desde el inicio de la crisis.

No obstante, resalta que este comportamiento está vinculado a la “intensa caída de la actividad económica en 2012”. Asimismo, añade que la tasa de destrucción de empleo ha permanecido en niveles elevados en los últimos trimestres, aunque tampoco se ha producido una aceleración adicional.

Según el informe, la aprobación de la reforma del mercado de trabajo ha mostrado un cierto impacto positivo “sobre el empleo neto” que habría que asociar a la moderación salarial que ha provocado la nueva ley, al mismo tiempo que advierte de que la mayoría de la contratación sigue siendo temporal.

 

 

Normas
Entra en El País para participar