A fondo

Apple quiere conquistar China... y le hace falta

Con pocas horas de diferencia (justo las necesarias por los cambios horarios entre un país y otro) Apple presentará hoy en EE UU y Europa y mañana en China sus novedades para este año, que si no fallan los rumores serán un smartphone de alta gama, el iPhone 5S, y otro más barato y con menos prestaciones, el iPhone 5C, pensado sobre todo para mercados emergentes. Por primera vez, sin embargo, los productos de la compañía no parece que vayan a ser la estrella del evento. O sí, pero compartiendo protagonismo con otro anuncio que, de producirse finalmente, tendrá un gran impacto económico para la compañía: sus previsibles alianzas con las tres principales operadoras chinas de telecomunicaciones, que permitirán a la empresa de Tim Cook elevar significativamente la distribución de Apple en China, el mayor mercado del mundo de smartphones.

La importancia de China para Apple ha llevado a la compañía a convocar un evento especial en ese país a las 10 horas de la mañana del miércoles (hora local española). En el mercado se da por hecho que el fabricante del iPhone anunciará sendos acuerdos con China Unicon y China Telecom, cuyo número de clientes conjuntos se eleva a 250 millones, para que estas puedan empezar a vender los nuevos iPhones a los pocos días de que se presenten. Es decir, que los consumidores chinos no sufrirán ya retrasos a la hora de poder disfrutar de los iPhones frente a los consumidores estadounidenses o europeos, como venía ocurriendo.

Pero la gran alianza que se espera anuncie Apple tiene otro protagonista: China Mobile, la mayor operadora del país asiático y del mundo por clientes. Cook lleva tiempo negociando sin éxito un acuerdo con esta teleco, que le daría acceso nada menos que a la friolera de 700 millones de clientes (siete veces el tamaño del mercado en EE UU, cuyo mayor operador es Verizon Wireless). El movimiento le permitiría plantar cara en China a Samsung, Lenovo, Huawei, ZTE y Xiaomi, empresas que ofrecen terminales con características similares pero a precios más económicos.

Por esta razón, la prensa estadounidense ha especulado con que el modelo más barato del iPhone, el 5C, que parece llevará carcasas de plástico de colores y podría costar unos 300 euros, podría haber sido una exigencia de China Mobile para cerrar el acuerdo con Apple. Tal extremo no está confirmado, pero no sería descabellado que un cliente de la magnitud de esta operadora hubiera sido razón suficiente para que Apple decidiera cambiar su estrategia y lanzar por fin un iPhone más barato. Un equipo para competir con los smartphones de gama media con Android.

La expectación sobre la alianza entre esta última operadora china y Apple recuerda, según explicaba ayer la web Hemerotek.com al acuerdo que firmó el fabricante del iPhone con Sprint, operadora de EEUU, en noviembre de 2011, cuando desvelaron un contrato a cuatro años para comprar 30 millones de smartphones y que se valoró en 20.000 millones de dólares (15.080 millones de euros). “Pero de confirmarse la firma del acuerdo con China Mobile, el contrato podría pulverizar cualquier cifra imaginada”, añadía esta web, que recordaba que Sprint cuenta con unos 60 millones de clientes.

Apple quiere conquistar China, donde en los últimos años ha recibido fuertes críticas por las condiciones laborales de las fábricas donde se hacen los iPhones, y parece que esta vez puede lograrlo. Entre otras cosas porque a China Mobile también parece interesarle un acuerdo con Apple para frenar el avance de China Unicom y China Telecom. Si ocurre será una buena noticia para la compañía de Cook y sus inversores, pues en el segundo trimestre de este año pasó de ser el quinto mayor vendedor de smartphones en China a ocupar la séptima plaza. El acuerdo podría ser un antes y un después para Apple.

Normas
Entra en El País para participar